SANTO DOMINGO, RD.-Ni siquiera el Ministerio de Interior y Policía que “prohibió” la venta de bebidas alcohólicas durante este Viernes Santos, supervisó el cumplimiento de la medida.

En los barrios del Distrito Nacional y la provincia Santo Domingo la mayoría de las personas compraban en los colmados cervezas, ron, vino tinto, whisky y otras bebidas como si fuese el Viernes Santo un día de Nochebuena.

En los alrededores de los negocios que decidieron abrir sus puertas, en una fecha que en tiempos pasados la gente no pelaba ni un coco, había personas tomando alcohol y fumando hookahs.

Sólo en algunos supermercados y establecimientos que operan en estaciones de combustibles se estaba cumpliendo con esa medida.

Se encargó a la Policía Nacional de hacer cumplir la disposición, pero al parecer hasta los agentes del orden “se tiraron su traguito”.

En la mayoría de las calles y barrios del Gran Santo Domingo, la presencia de miembros de La Policía Nacional iba este Viernes Santo de nula a escasa.