REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La embajadora de EE.UU. en la ONU Nikki Haley advirtió de nuevas represalias contra el gobierno sirio si este utiliza armas químicas contra la población civil. Rusia e Irán temen que otro ataque podría ocasionar una crisis de mayor magnitud. En tanto, EE.UU., Francia y Gran Bretaña creen que es necesario detener la capacidad de Damasco de atacar a su población y que los ataques del fin de semana no acabaron con los arsenales de armas químicas sirios.

En ese sentido, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alabó ayer la ofensiva militar ejecutada este pasado viernes contra Siria por parte de su país, Francia y Reino Unido, y se defendió de los “medios de comunicación falaces” que han criticado que el mandatario empleara la expresión “misión conseguida”.

De su lado, la clase política estadounidense reaccionó hoy al ataque ejecutado el pasado viernes de madrugada contra Siria, y aunque en general los miembros de la administración aprueban la operación, algunos consideran que fue insuficiente puesto que no evita el uso de armas químicas en el futuro.