La actriz Eva Longoria, mientras espera su primogénito, se mostró emocionada al recibir su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, la número 2.634, en una ceremonia donde estuvo acompañada por amistades como Ricky Martin, Felicity Huffman (“Desperate Housewives”) y Anna Faris (”Overboard”).

“Estoy sin palabras”, dijo la intérprete de origen mexicano. “Hace casi 20 años me mudé a Los Ángeles y me dije a mí misma que un día tendría una estrella aquí. Es surrealista”, añadió.

“Fui extra durante dos años antes de conseguir una sola línea de diálogo. También fui extra en el videoclip de ‘Shake Your Bon-Bon’ (1999), de Ricky Martin. Ahí ya pensé que lo había conseguido y que alguien se fijaría en mí. Pero no”, recordó la artista.

Agradeció a quienes creyeron en ella desde el primer momento tanto en el ámbito laboral, como en lo personal, reconociendo especialmente a su marido, el ejecutivo de Televisa José Antonio Bastón, y a su madre y hermanas.

Por último, la artista de 43 años comentó que, como mujer y latina, es consciente de que representa a muchas comunidades hispanas, a las que quiso mandar un mensaje. “Esta no es mi estrella, es la suya”, manifestó.

La actriz, que saltó a la fama por su papel de Gabrielle Solis en las ocho temporadas de “Desperate Housewives”, tiene pendiente el estreno de “Overboard” el próximo 4 de mayo, una cinta donde comparte escenas con Anna Faris y Eugenio Derbez.

En los últimos tiempos se ha puesto detrás de las cámaras dirigiendo episodios de series como “Black-ish”, “The Mick” o “Jane the Virgin”. EFE