WASHINGTON (AP) — El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial advirtieron en repetidas ocasiones durante sus reuniones de esta semana que intensificar las tensiones comerciales podría poner en riesgo una sana expansión económica global.

Pero el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, se dijo cautelosamente optimista de que todos países logren zanjar sus diferencias sin necesidad de llegar a una guerra comercial.

Mnuchin se reunió durante los últimos tres días con funcionarios financieros de China, Japón y Europa sobre una serie de aranceles punitivos develados por el gobierno del presidente Donald Trump contra China y otros socios comerciales.

En una sesión con reporteros, Mnuchin se negó a decir qué tan cerca se encontraba Estados Unidos de resolver las distintas disputas comerciales, sin embargo indicó que ha habido avances en el tema.

Estados Unidos y China se encuentran al borde de la que sería la mayor disputa comercial desde la Segunda Guerra Mundial. Ambos países han propuesto por su cuenta la imposición de aranceles por 50.000 millones de dólares a los productos del otro; Trump pretende imponer aranceles por hasta 100.000 millones de dólares más a productos chinos.

En un discurso a principios de este mes, el presidente chino Xi Jinping prometió abrir el mercado de China a más compañías extranjeras, avivando las esperanzas de que la disputa con Washington pueda ser resuelta. Mnuchin afirmó que discutió las propuestas de Xi con funcionarios chinos.

“Nos mantenemos cautelosamente optimistas”, dijo Mnuchin a los reporteros, agregando que podría viajar pronto a Beijing para más reuniones.

El domingo, el Ministerio de Comercio en Beijing señaló que China espera la visita del funcionario estadounidense para discutir cuestiones comerciales y confirmó que ha “recibido información” sobre el interés de Washington de que se realice tal viaje.