REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Cada 25 de abril se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Maltrato Infantil, una fecha en la que diversas instituciones hacen énfasis en sus labores para fomentar los derechos de los niños a nivel mundial, a fin de concienciar a la colectividad sobre las consecuencias del maltrato en menores.

Se considera maltrato tanto al abuso físico y emocional hacia un menor, así como el propio abandono. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) una cuarta parte de los adultos de todo el mundo declara haber sufrido abusos en su infancia.

La OMS nos señala que cada año mueren por homicidio 41 000 menores de 15 años. No obstante, según las propias instituciones humanitarias, los datos podrían ser mucho mayores porque, en muchas ocasiones, las muertes de muchos pequeños se atribuyen a accidentes, a caídas o incluso a suicidios.

La magnitud del problema es inmensa, porque también hemos de hacer frente a esa violencia implícita pero defendida por muchos países donde, por ejemplo, muchas niñas son obligadas a casarse, convirtiéndose así en “mercancía”, y arruinando por completo su infancia, e incluso su vida.

Los traumas en la infancia determinan el correcto crecimiento emocional de un niño. El estrés postraumático ocasionado en su cerebro va a hacer que su personalidad derive en la indefensión, en el miedo o incluso en esos comportamientos agresivos como reacción a un recuerdo que no saben afrontar.