BRASILIA (EFE).- La Fiscalía brasileña procesó a Microsoft para impedir que, a través de su sistema operativo Windows 10, siga con la recolección de datos personales “sin el expreso consentimiento de los usuarios”.

El Ministerio Público Federal dijo que Windows 10 “viola innumerables principios constitucionales” y, por esta razón, pide a la Justicia una multa para Microsoft de “al menos 10 millones de reales” (unos 2,87 millones de dólares) “por los daños morales”.