SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Días de pánico e incertidumbre han hecho vivir las lluvias, a los residentes en el sector Los Guandules del Distrito Nacional, cuyas casas, la mayoría techadas con cartones y hojalatas, corren el riesgo de ser arrastradas por el río Ozama.

Pese al drama humano que les toca vivir ante la ocurrencia de fenómenos atmosféricos, que se han estado registrando últimamente, los residentes en Los Guandules se niegan a recibir la cantidad de dinero que les ofrece el Gobierno, a través de la Unidad para la Readecuación de la Barquita y Entornos, luego de que se abortara el proyecto Nuevo Domingo Sabio que beneficiaría a miles de familias de ese sector y La Ciénaga.

Y mientras unos se manifiestan inconformes con el monto agredido por sus inmuebles, otros se quejan de que no fueron incluidos en el censo.

Pero de acuerdo a la Oficina Nacional de Meteorología, literalmente seguirá lloviendo sobre mojado, pues aunque la vaguada se ha alejado del territorio dominicano, la inestabilidad dejada seguirá ocasionando aguaceros y que será a partir del jueves cuando las lluvias empiezan a disiparse.

De acuerdo a Tomás Fermín, residente en el sector,  la URBE solo le ofrece 760 mil pesos por su casa y negocio, lo que dice es una burla y se niega a recibir.

Asimismo, esa inconformidad la expresa su vecino Mauro Santana, a quien le ofrecen un millón 200 mil pesos por sus dos propiedades. Asegura que ha ido a varios sectores, donde los costos de las casas en venta superan los tres millones de pesos.

A otros le han ofrecido entre cien y 200 mil pesos.