REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El fiscal estatal de Nueva York, Eric Schneiderman, renunció a su cargo luego de un informe sobre acusaciones de agresión de varias mujeres, publicado en The New Yorker.

“Ha sido un gran honor y un privilegio para mí servir como fiscal general para el pueblo del estado de Nueva York. En las últimas horas, se han presentado graves acusaciones, que yo fuertemente impugno, en mi contra”, dijo Schneiderman en un comunicado.

Schneiderman, de 63 años, del Partido Demócrata, muy crítico del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, era uno de los fiscales generales estatales más poderosos y había ocupado un lugar preferente en el movimiento contra los abusos sexuales surgido el año pasado.