SANTO DOMINGO ESTE, RD.-El chicharronero Simón Cuevas Peña, imputado junto a su hijo del asesinato de tres hombres y provocar heridas a un menor en el barrio La Toronja, dijo estar arrepentido por el crimen cometido.

“Yo me siento arrepentido, mi hijo y yo no somos este tipo de personas”, expresó Cuevas Peña a la salida del juzgado de Atención Permanente de la provincia Santo Domingo, donde le dictaron un año de prisión a él y a su hijo, Juan David Cuevas Acosta, por el triple asesinato en el sector La Toronja.

Ambos cometieron el crimen tras una discusión por un parqueo.

La magistrada Dolores Galán dispuso que Cuevas Peña y Cuevas Acosta cumplan prisión preventiva en el penal La Victoria.

El tribunal tomó la decisión tras acoger una solicitud de prisión preventiva presentada en contra de los imputados por el Ministerio Público, representado por el fiscal adjunto Pedro Medina.

Los familiares de las víctimas, quienes se encontraban en los alrededores del tribunal pidieron que se haga justicia y que tanto el padre como el hijo sean condenados a 30 años de prisión.

La defensa de los imputados representada por Eusebia Valdez, habría pedido al tribunal rechazar la solicitud de prisión preventiva y ordenar su libertad mediante el pago de garantía económica, impedimento de salida y presentación periódica.