EEUU.-El veterano jugador de los Rays de Tampa, Carlos Gómez, criticó el  programa antidopaje que lleva a cabo Las Grandes Ligas, al decir que  solo apuntan a jugadores latinos y de mayor edad y que en su caso le han hecho entre cinco y siete pruebas en esta temporada.

“No es aleatorio. No es aleatorio. Puedo poner mis manos en el fuego, no es al azar “, dijo Gómez a Jeff Passan en el podcast.

“Ellos eligen chicos. Creo que es la forma en que juegas, la forma en que actúas. Soy el jugador más viejo del equipo. Llego aquí antes que todos. ¿Por qué? Porque tengo que trabajar más para mantener mi cuerpo  para el resto de la temporada”, agregó.

“Cuando haces eso y acuden a ti para hacerte prueba de drogas cada vez, te enojas. Un mes después de la temporada, me hicieron como siete pruebas de drogas. Algo como eso, eso no está bien.  Hay jugadores en el equipo que seguramente no le han hecho prueba de drogas”, siguió diciendo.

Gomez dijo que siente que hay dos grupos de jugadores son objeto de pruebas de drogas: jugadores mayores y jugadores latinos.

Gómez, de 32 años, dijo que él y sus compañeros de equipo de los Rays, Sergio Romo (35) y Denard Span (34) han sido evaluados con frecuencia esta temporada.

Un vocero de Grandes Ligas le dijo a Yahoo Sports que las pruebas de drogas de la liga son manejadas por un administrador de un programa independiente seleccionado por la liga y el sindicato de jugadores.

MLB no tiene control sobre quién es elegido para ser evaluado, dijo el vocero, y la liga sostiene que las pruebas son aleatorias.

Pero Gomez no está de acuerdo.  “En la República Dominicana la última vez fueron dos veces. Y este año he recibido tantas pruebas de drogas como cualquier miembro del equipo. Bien, puedes hacerlo, pero es embarazoso. Después del juego vienes a celebrar y te agarran, ‘necesitas orinar’ o ‘necesitamos tu sangre’. En una semana me hicieron dos análisis de sangre. Dos en una semana”, subrayó.

Las controvertidas declaraciones de Gómez surgen a raíz de la suspensión de 80 juegos de Robinson Cano al dar positivo para Furosemide, un diurético que puede usarse para enmascarar la presencia de otras sustancias prohibidas.

De acuerdo a MLB desde el 2005,  la mayor cantidad de peloteros suspendisos por dopaje pertenecen a la República Dominicana con 31, le siguen Estados Unidos con 28, Venezuela con seis, Cuba con tres y Puerto Rico, Nicaragua, Panamá, México y Japón con uno.