REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Llegan las Finales 2018 de la NBA y los dos protagonistas de las mismas son viejos conocidos. Los Golden State Warriors y los Cleveland Cavaliers se tienen cogida la matrícula. Entre otras cosas porque se han visto las caras en la serie definitiva por el título en las últimas cuatro ocasiones, empezando en 2015 y terminando este años.

Ambos conjuntos llegan a las Finales después de tener que superar a dos rivales que les pusieron las cosas muy difíciles. Los Cavs se tuvieron que encomendar a LeBron James y exprimir al máximo a su estrella para imponerse a unos Boston Celtics que partían como claros favoritos, mientras que los Warriors se marcharon al séptimo partido de las Finales de la Conferencia Oeste para ganar a unos Houston Rockets que les habían robado todo el protagonismo y se habían convertido en una Cenicienta con glamour.

Lo que está claro es que esta rivalidad entre Golden State y Cleveland es ya todo un clásico en la NBA, a la altura de aquellos duelos entre los Boston Celtics y Los Angeles Lakers, que se enfrentaron en 12 ocasiones, y los New York Knicks y los propios Lakers, cuando estos últimos aún estaban en Minneapolis y se cruzaron cinco veces. En el caso del Warriors vs. Cavs, la balanza se decanta de momento para los de la bahía de Oakland, que se llevaron el anillo en 2015 y 2017, mientras que el de 2016 fue para los de Ohio. En el caso de que vuelvan a ganar Stephen Curry y compañía sería un back-to-back en toda regla. Si lo hicieran los Cavs sería el segundo campeonato de LeBron James en el equipo de su tierra y el cuarto en total.