REDACCIÓN INTERNACIONAL.- En el caso de los teléfonos Android podemos encontrarnos con algunas variaciones en los pasos a seguir, pero por normal general suelen ser muy similares en todos los modelos independientemente de la capa de personalización del fabricante. Lo primero que haremos es abrir los ajustes generales del teléfono y buscar la opción “Idiomas y métodos de introducción”.

A continuación elegimos en “teclado y métodos de introducción” el teclado que utilicemos, bien sea el nativo del propio terminal o como en este caso, el de Google. Elegimos el teclado y dentro de él la opción de “Corrector ortográfico” en la que encontramos una pestaña para activarlo o desactivarlo.

En el caso de los iPhone el proceso tiene incluso menos pasos. Abrimos los ajustes generales y hacemos scroll hasta la opción “teclado”. Una vez dentro de ella tan solo tenemos que activar o desactivar la pestaña de “Autocorrección” para que la función esté o no habilitada.