REDACCIÓN.- El ataque hoy al Ministerio de Interior afgano en Kabul finalizó tras un enfrentamiento de alrededor de dos horas en el que han muerto los diez insurgentes que realizaron el asalto y un policía, mientras que cinco miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos.

El ataque al nuevo complejo del Ministerio del Interior comenzó hacia la 12.00 hora local (7.30 GMT), cuando un atacante suicida detonó los explosivos que portaba en la entrada, abriendo paso a otros nueve insurgentes vestidos con uniformes militares, afirmó a medios locales el portavoz del Ministerio de Interior, Najib Danish.

Siete de los atacantes murieron durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y los otros tres fallecieron al detonar los explosivos que portaban, detalló Danish, que agregó que además un policía murió y otros cinco resultaron heridos.

Los insurgentes intentaron avanzar más allá de la primera entrada del complejo, pero se toparon con una fuerte respuesta por parte de las fuerzas de seguridad, a lo que se sumó el complejo entramado de protección con el que cuenta el lugar, inaugurado el año pasado, explicó el portavoz ministerial.