REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La canción popular española está de luto tras fallecer ayer María Dolores Pradera a sus 93 años en Madrid.

Bajo el apelativo de «La gran señora de la canción» aflora una carrera de más de siete décadas en las que trabajó tanto en el mundo de la música como del teatro y el cine.

En la década de los cuarenta, Pradera comenzó su andadura como intérprete en películas como Yo no me caso (1944) o Los habitantes de la casa deshabitada (1946), pero fueron sus papeles en Altar Mayor (1943) e Inés de Castro, donde representaba a Doña Blanca de Navarra, los que le proporcionaron prestigio y popularidad.

La música le dio treinta discos de oro y los mayores galardones que concede España, tanto en su esfera institucional como cultural. Su voz estuvo acompañada tres décadas por los hermanos guitarristas Santiago y Julián López Hernández, «Los gemelos». Con ellos llevó por el mundo las composiciones de Miguel Matamoros, Atahualpa Yupanqui o Violeta Parra.

Entre sus últimos trabajos se encuentran diversas colaboraciones con cantautores como Joaquín Sabina o la cantante canaria Rosana y su último álbum, Al cabo del tiempo, lo realizó con la participación del grupo Los Sabandeños.