13 de Diciembre, 2018
Por:  - jueves 31 mayo, 2018

Falta de empleo y limitaciones en salario obligan a amas de casa a emprender negocios

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Debido a las limitaciones que representan para los padres de las familias dominicanas devengar un salario mínimo base sin condiciones, las amas de casa han optado por emprender por su cuenta negocios con los que logran sacar adelante a sus hijos.

Altagracia Félix es una ama de casa cuyo último trabajo formal fue como conserje en el Ministerio de Interior y Policía durante el mandato del entonces presidente de la República Hipólito Mejía, donde devengaba un sueldo de cinco mil pesos mensualmente.

Debido a que tenía la responsabilidad de criar a sus cinco hijos (y porque consideraba que ese monto no le alcanzaba para cubrir sus gastos), decidió abandonar su puesto en esa institución y dedicarse a la venta de productos de primera necesidad en un local de su propiedad ubicado en El Café de Herrera, donde tiene ya 35 años.

La falta de apoyo económico ha sido el motor de las amas de casa para crear fuentes de empleo provisionales; tal es el caso de Andrea Alcántara, una estilista que vive junto a sus tres hijos y para quien mil trescientos pesos es el mínimo con el que puede comprar productos de la canasta básica para proveer  a ella y su familia de comida y desayuno, sin la cena incluida.

Andrea es la propietaria de un salón de belleza que funciona en un local alquilado donde debe pagar por la renta 10 mil pesos, sin embargo cuenta que el dinero no está circulando en las calles.

También a los padres de familia la situación les ha obligado a elegir trabajos que no brindan oportunidades. Un ejemplo es Arcadio García, a quien las circunstancias le llevaron a convertirse en un chofer de transporte público luego de que en el año 1989 fuera despedido de la empresa donde laboraba.

El crecimiento en la economía dominicana que anunció el gobernador del Banco Central esta semana no es percibido por estos ciudadanos que consideran que cada día la situación se torna más complicada.

Además, suman al alto costo de la vida la inseguridad ciudadana que dicen impera en la zona.