REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Estados Unidos, junto a otros países, y grupos de la sociedad civil están luchando para que la crisis en Nicaragua ocupe un lugar relevante en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), su cita política más importante que se celebra en Washington el 4 y 5 de junio.

El embajador estadounidense ante la OEA, Carlos Trujillo, planea presentar una resolución para condenar la violencia del Gobierno de Daniel Ortega y de grupos paramilitares contra los manifestantes, una crisis que ha dejado más de un centenar de muertos y cerca de un millar de heridos.

Fuente: Efe