Santo Domingo, RD-Fueron sepultados la tarde de este jueves los restos del destacado locutor Buenaventura Bueno Torres, quien falleció luego de estar ingresado durante varios días en un centro de salud.

Familiares, amigos y colegas asistieron al cementerio Cristo Redentor para darle el último adiós al maestro de la locución.

Tras la celebración de una misa de cuerpo presente, el cadáver del locutor Buenaventura Bueno Torres, de 75 años, fue trasladado desde la Funeraria Blandino a su última morada.

Su hijo mayor, Germán Torres, agradeció a los presentes por haber  acompañado a su padre durante toda su carrera.

“Gracias a todos los presentes por estar aquí y por las muestras de cariño hacia papi” Indicó.

Algunos de los profesionales del micrófono allí presente, y que trabajaron al lado del locutor, destacaron el respeto con que torres ejercía esa profesión.

“El maestro nos deja un gran legado y es la responsabilidad de ejercer este oficio con respeto y altura” expresó Ana Daisy Guerrero, presidenta del Circulo de Locutores.

Bueno Torres, se desempeñaba  como vicepresidente del Círculo de Locutores, también fue maestro de locución.

Muchos de sus alumnos resaltaron el arte que tenía para enseñar,  ya que  según ellos Torres decía que “para hacer una buena locución había que amar ese oficio”.

Al momento de su muerte el maestro Bueno Torres se estaba preparando para ser diacono en la iglesia episcopal, a la cual pertenecía, y dirigía el comité de comunicación.

Buenaventura Bueno Torres era nativo de San Pedro de Macorís, inicio su carrera a los 17 años de edad y trabajo en importantes emisoras y medios de comunicación.