• Gasolina premium: RD$223.40
  • Gasolina regular: RD$208.60
  • Gasoil premium: RD$187.10
  • Gasoil regular: D$175.30
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$92.20
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $52.05
  • Compra dólar: $51.65
  • Venta euro: €58.81
  • Compra euro: €56.58
X
16 de Septiembre, 2019
Por:  - lunes 17 diciembre, 2018

De la demagogia y los demagogos ¿al borde de que abismo?

Es mas que evidente que a la llamada ¨clase política¨ de la República Dominicana le hace falta pasar páginas para la izquierda y ubicarse en un mundo que demanda cada día una mayor capacitación para los que aspiran a manejar el Estado.

Esta es una de las razones principales por las que tantas veces escuchamos que no existe oposición en nuestro país, es que simplemente la falta de propuestas, impide construir un discurso novedoso que atraiga a una parte importante de un electorado cada vez mas exigente e informado.

No sabemos de dónde diablos le sale a algunos hablar de un libro escrito por Anthony Giddens hace mas de 20 años llamado ¨La Tercera Vía: La Renovación de la Social Democracia¨, desde la órbita de un partido político que se declara demócrata cristiano, y que por lo tanto es todo lo contrario a quienes representaron en esa etapa de la historia a los llamados socialdemócratas.

Hace tiempo que las teorías de Giddens pasaron de moda en una Europa que ahora lucha por insertarse en un mundo que va construyendo la llamada Cuarta Revolución Industrial, un periodo donde los cambios se producen a una velocidad nunca vista anteriormente en la historia de la raza humana, solo que si les parece ¨Tercera Vía¨ un término ¨bonito¨ para los mercadólogos que con su pan se lo coman porque eso ya no significa nada.

La demagogia como arma política es usada profusamente en una República Dominicana donde el Presidente Danilo Medina le ha quitado literalmente todas las banderas que podría esgrimir una oposición sin un plan, sin criterio, sin discurso, fragmentada y totalmente reactiva a consignas que tantas veces no tienen ningún sentido y solo son soportadas por planteamientos de redes sociales o alguna frase ´cohete¨ que lo único que busca es un titular de periódico sin ninguna trascendencia.

Porque como se le ocurre a alguien en medio de una de las navidades mas activas, desde el punto de vista económico, de las que recuerda nuestro país, hablar de que estamos ¨al borde de un abismo¨ que para nadie ve ni siente, y algunos otros ¨tremendismos¨ de esos que serán enjuagados en los próximos días con los brindis de las bebidas espirituosas que son características de nuestras fiestas familiares tan extendidas en esta época del año.

Pero usar esa frase como pie de amigo para describir lo que es la República Dominicana hoy en día por supuesto que vale la pena, porque ya este no es el país donde el progreso es ¨de la secreta¨ o se concentra en muy pocas manos, sin dudas si hay un gobierno que tiene un plan, y lo esta ejecutando para luchar contra la desigualdad y la pobreza es el actual encabezado por el Presidente Medina.

Por primera vez las cifras publicadas por los organismos internacionales demuestran que tenemos mas personas viviendo niveles de clase media que los que viven por debajo de la línea de pobreza, hablamos de que en los últimos 6 años mas de 1.2 millones de dominicanos han salido de la pobreza y las cifras de indigentes han disminuido a menos del 5%, exactamente 700 mil de nuestros ciudadanos han dejado la indigencia por el aumento de su nivel de ingresos.

Hablamos de un país donde la riqueza se esta distribuyendo en obras de infraestructura que van directamente a beneficiar a los mas pobres, a los que estaban olvidados y los había dejado varados el tren del progreso.

Porque las nuevas escuelas, las estancias infantiles, las facilidades hospitalarias y todo lo que conlleva la integración de servicios prioritarios a las familias de los que tienen menor poder adquisitivo en nuestro país es un avance extraordinario en términos de justicia social e integración de nuevos grupos de nuestra población al mercado de trabajo y por lo tanto al ejercito de consumidores que es lo que tipifica a un país que progresa.

Somos hoy en día la economía que recibe mayor inversión extranjera en el área del Caribe, de cada 10 dólares que se invierten en nuestra región 7 vienen a la República Dominicana, cada día son mas las empresas que confían en nuestro potencial y sobretodo la estabilidad social que esta garantizando esa redistribución de la riqueza en que ha puesto tanto empeño el gobierno del Presidente Danilo Medina.

Somos además la economía que mas crece en toda América Latina, 5.8% al finalizar este año 2018 y una proyección de cerca del 7% para el próximo año 2019, todo esto en un entorno de estabilidad cambiaria, baja inflación y una paz social que es envidiable en una región donde sucede todo lo contrario, pues somos una excepción en el clima de inestabilidad que caracteriza a América Latina.

Cada día se anuncian mas habitaciones para los turistas que aspiran a visitar la República Dominicana, ya no se ve tan lejos la meta de 10 millones de visitantes en un año pues nos acercaremos en el 2019 a los 8 millones, ya son usuales los anuncios de nuevas líneas áreas de los lugares mas lejanos que se establecen en nuestro país y somos sin dudas, comprobado por las estadísticas publicadas por organismos especializados, el destino mas visitado de la región.

Si este es un pequeño resumen de nuestra realidad, incontestable porque esta a la vista de todos, entonces será que en la República Dominicana si logramos establecernos como una ¨tercera vía¨, aquella que es capaz de construir una sociedad mas justa y con menos pobres, la que ha podido lograr estabilidad donde otros han fracasado, el país que es admirado por su capacidad de trabajo y crecimiento, entonces ¿de qué abismo es que estamos hablando?, todo pura estrategia de demagogia montada por demagogos.