• Gasolina premium: RD$226.20
  • Gasolina regular: RD$211.40
  • Gasoil premium: RD$190.70
  • Gasoil regular: D$179.40
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$94.00
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $52.33
  • Compra dólar: $51.90
  • Venta euro: €58.32
  • Compra euro: €57.00
X
19 de Octubre, 2019
Por:  - sábado 05 enero, 2019

Presidente Medina asiste a celebración por 525 años de primera misa de América

República Dominicana.-La iglesia Católica conmemora este sábado, en La Isabela Puerto Plata, los 525 años de la celebración de la primera misa de América, presidida por el Sacerdote Bernardo Boil, un 6 de enero 1494, integrante de la segunda comitiva de Cristobal Colón.

El presidente Danilo Medina, acompañado por varios de sus funcionarios, entre ellos el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, estuvo en la celebración religiosa, concurrida por delegaciones de las 12 diócesis del país.

La misa fue oficiada por el cardenal Gregorio Rosa Chávez, de El Salvador, delegado del Papa Francisco junto a una comisión de otros sacerdotes dominicanos, y de la Conferencia del Episcopado Dominicano en pleno.

Monseñor Julio César Corniel Amaro, obispo de Puerto Plata, le dio la bienvenida al cardenal salvadoreño e hizo un recuento histórico de aquella primera misa que convirtió a la República Dominicana en la cuna de la evangelización del nuevo mundo.

Durante la homilía, el cardenal Gregorio Rosa Chavez saludó con emoción en nombre del Papa Francisco a los presentes, y dijo que este los lleva en su corazón.

Recordó que todo comenzó aquí, que esta isla tuvo el privilegio de que se celebrara la primera misa en el nuevo mundo por el padre Bernardo Boil el seis de enero de 1493.

Expresó que el Santo padre les pide vivir con pasión el presente y ustedes lo han hecho al declarar el año de la Eucaristía. Recordó a Fray Ramón quien participó en aquella primera misa y luego aprendió la lengua de los indígenas para poder evangelizarlos.
Expresó que el papa nos exhorta con vehemencia a buscar esa luz de Dios para vivir la fe.