21 de Enero, 2019
Por:  - viernes 11 enero, 2019

Canciller RD afirma retos de paz y seguridad reclaman decisiones coherentes

El ministro de Relaciones Exteriores, Miguel Vargas, participó este viernes en un almuerzo ofrecido por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, en apoyo a la presidencia temporal que República Dominicana ejerce en el Consejo de Seguridad.

Al dirigirse a los representantes de los quince países miembros de ese órgano de la ONU, el canciller dominicano advirtió que los retos actuales reclaman “decisiones coherentes” con el mantenimiento de la paz y la seguridad en el mundo.

Aseguró que una de las prioridades de República Dominicana es la de “evitar que la aprobación de resoluciones para atajar amenazas apremiantes, siga asumiendo la forma de una carrera de obstáculos”.

En consecuencia, explicó, la agenda dominicana en el Consejo de Seguridad se enfocará en tender puentes en el proceso de toma de decisiones y “tejer consensos con la paciencia, la creatividad y la dedicación que sean necesarios”.

Asimismo, el canciller Vargas ratificó que el país impulsará el análisis y toma de decisiones respecto al impacto de los desastres naturales y la degradación medioambiental sobre la paz, la seguridad y el desarrollo.

Igualmente, el ministro Vargas se refirió a otros asuntos pendientes, tales como “el avance del proceso de reforma política en Siria, las gestiones de paz en Yemen, la situación agravada en Afganistán fruto, en parte, de una sequía prolongada.”

También mencionó la fragilidad de la situación en Somalia y “la incertidumbre generada por las cuestionadas elecciones en el Congo, paso crucial para la democratización de ese importante país africano.”

Durante el almuerzo en la ONU, el canciller estuvo acompañado de José Singer, embajador dominicano en misión especial ante el Consejo de Seguridad. Además, el embajador Francisco Cortorreal, representante permanente de República Dominicana en la ONU.

República Dominicana ingresó a este órgano, como miembro no permanente, el pasado primero de enero, para el período 2019-2020.

Este mes está a cargo de la presidencia temporal de esa instancia de la ONU, cuya misión es velar por la paz y la seguridad en el mundo.