16 de Febrero, 2019
Por:  - domingo 20 enero, 2019

Periódicos de Nicaragua se niegan a morir pese a las trabas del gobierno

MANAGUA (AFP).- Bloqueados por el gobierno los materiales de impresión, los dos principales diarios de Nicaragua denuncian un ataque del presidente Daniel Ortega contra la libertad de expresión e información, pero se resisten a desaparecer.

“Vamos a seguir (publicando) porque tenemos un papel (en bodega); no sé cuánto va a durar pero lo vamos a estirar”, dijo a la AFP el presidente del Grupo Editorial La Prensa, Jaime Chamorro.

A través de la agencia aduanera, el gobierno retiene desde hace cinco meses la importación de materiales como papel, planchas, gomas, reveladores y otros insumos para la impresión de La Prensa y El Nuevo Diario, los únicos diarios de circulación nacional.

Algunos efectos de la medida son notorios, como el cierre de otras publicaciones de un mismo grupo editorial, reducción del número de páginas, suspensión de la circulación los fines de semana y reducción de personal.

“Hemos hecho ajustes desagradables, pero necesarios”, reconoció el jefe de La Prensa, el periódico más antiguo de Nicaragua, con 92 años de historia. El grupo también publica el diario “Hoy”, de corte popular, la revista Magazine y Domingo.

De 84 años, Chamorro estimó que insumos por un valor de 200.000 dólares siguen retenidos por las autoridades aduaneras, incluso pese al pago de impuestos -aunque por ley deben ser exonerados- y a una resolución favorable del Tribunal Aduanero y Tributario Administrativo (TATA).

“Entonces definitivamente lo que quieren es que La Prensa no siga publicándose”, se lamentó.

En tanto, el grupo editorial de El Nuevo Diario, con 40 años, también hizo ajustes para resistir el mayor tiempo posible al bloqueo de materiales, como reducir de 24 a 16 páginas y dejar de circular el periódico impreso los fines de semana.

Entre otras medidas que tomó para extender las existencias de papel cerró a finales de diciembre el periódico Q’Hubo, de corte popular, y redujo el número de páginas de diario Metro, una publicación que se distribuye de forma gratuita.

Tanto La Prensa como El Nuevo Diario apuestan por continuar a través de sus sitios web, aunque reconocen que hay limitaciones, como la resistencia de lectores acostumbrados a leer en papel y la baja conectividad a internet, inexistente en las zonas rurales.