• Gasolina premium: RD$237.20
  • Gasolina regular: RD$222.50
  • Gasoil premium: RD$198.30
  • Gasoil regular: D$183.80
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $50.54
  • Compra dólar: $50.36
  • Venta euro: €57.49
  • Compra euro: €56.11
X
17 de Junio, 2019
Por:  - domingo 03 marzo, 2019

Una autoridad ignorante daña su comunidad, opina el Papa

Durante su reflexión previo al Ángelus este domingo, EL Papa Francisco advirtió en el sentido de que las autoridades civiles y religiosas deben ser sabias y conscientes de su delicada labor o rol, para no dañar a sus respectivas comunidades.

Al dirigirse a miles de fieles en la plaza San Pedro, Francisco repasó la pregunta evangélica de si “un ciego puede guiar a otro ciego”, tras afirmar que un guía no puede ser ciego, sino tener su visión muy buena, es decir, debe poseer sabiduría, pues de lo contrario corre el riesgo de provocar un daño a las personas que le han sido encargadas.

De este modo, dijo, las Escrituras centran la atención en el rol de quienes mandan, de “los pastores de almas, las autoridades públicas, los legisladores, los maestros y los padres”,
exhortándoles a comprender “el papel delicado” que deben acometer.

También habló de las conductas hipócritas y presuntuosas, al abordar otra de las frases del Evangelio, la de “por qué ves la paja en el ojo de tu hermano y no la viga en el propio”.

“Muchas veces, lo sabemos todos, es más fácil y cómodo condenar los defectos de los demás sin lograr ver los propios con la misma lucidez. Siempre escondemos nuestros defectos, incluso a nosotros mismos, pero qué fácil es ver los defectos de los demás”, lamentó.

Por eso, el papa recordó que “todos tenemos defectos” y llamó a “ser conscientes” de ello.

Por último criticó a las personas criticonas: “Quien es bueno saca de su corazón y su boca el bien, y el que es malo saca el mal, practicando el ejercicio más nocivo, la murmuración”, señaló.

“El cotorreo, hablar mal del resto, esto destruye la familia, la escuela, el puesto de trabajo, el barrio. De la lengua empiezan las guerras”, advirtió el papa, para después pedir a los fieles una reflexión sobre sus actitudes hacia el resto de personas.