• Gasolina premium: RD$227.40
  • Gasolina regular: RD$213.30
  • Gasoil premium: RD$188.20
  • Gasoil regular: D$174.00
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$91.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $51.12
  • Compra dólar: $50.82
  • Venta euro: €58.61
  • Compra euro: €57.08
X
16 de Julio, 2019
Por:  - sábado 20 abril, 2019

Daniel Pou ve Iglesia Católica se pone el traje de pelea de la oposición

SANTO DOMINGO.-El politólogo Daniel Pou declaró que la iglesia Católica ha tomado el rol que le correspondía a la oposición política, que por su incapacidad no ha podido asumir para enfrentar al gobierno.

Pou se refirió a las críticas de la Iglesia en el Sermón de las Siete Palabras especialmente contra quienes buscan reformar la Constitución para restablecer la reelección presidencial.

“Tan pronto finalizó el acto religioso, reconocidos funcionarios del gobierno irrumpieron en las redes sociales, entre ellos legisladores, lanzando acusaciones y descalificaciones contra la iglesia, lo que en cierta medida traza una línea divisoria entre el actual gobierno y los sectores hegemónicos de la iglesia que difícilmente se pueda conciliar”, sostuvo.

Manifestó que siendo la iglesia uno de los poderes fácticos que más trascedencia ha tenido en nuestro país en los últimos 60 años, se impone que el actual gobierno le dé un profundo golpe de timón a sus maneras intolerantes de interactuar con los disidentes de los propósitos reeleccionistas asumiendo de mejor manera su papel de árbitro social.

Dijo que el gobierno debe  permitir el tránsito hacia el torneo electoral a celebrarse el próximo año, discurra sin erosionar la credibilidad de las instancias responsables de revestir de legitimidad y credibilidad la decisión libérrima de los dominicanos en las urnas”, enfatizó.

Pou opinó que la confrontación entre la cúpula de la iglesia católica y el gobierno, que tiene como preámbulo declaraciones de obispos que desde días pasados han venido haciendo críticas sobre rasgos autoritarios que se desprenden de ciertos niveles de intolerancia de los sectores que promueven la reelección presidencial.