• Gasolina premium: RD$237.20
  • Gasolina regular: RD$222.50
  • Gasoil premium: RD$198.30
  • Gasoil regular: D$183.80
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $50.54
  • Compra dólar: $50.36
  • Venta euro: €57.49
  • Compra euro: €56.11
X
17 de Junio, 2019
Por:  - miércoles 29 mayo, 2019

Democracia: sistema donde todo se discute y se vota

El concepto de democracia esta íntimamente relacionado a las raíces de formación de esa palabra, que viene del griego y esta dividido en ¨demos¨, que significa pueblo, y ¨kratos¨, que se puede traducir como el gobierno o el poder, entonces se definiría como el ¨gobierno o poder del pueblo¨, lo que quiere decir que los que vivían en Atenas, lugar donde se acepta que nació este sistema de gobierno, se plantearon desde su nacimiento la participación del pueblo para las decisiones colectivas.

Pero para esto, lo primero que se hizo necesario fue identificar a quienes se les llamaba pueblo, que no son mas que los ciudadanos habilitados en este sistema para participar, en el caso de los atenienses eran varones, de mas de 18 años, que además tenían entrenamiento militar, quienes  se reunían con los mismos derechos de elegir y ser elegidos, la mayoría de los cargos se elegían por sorteo, otros por votación y los generales o estrategas.

Entonces cuando hablamos de democracia a lo que nos referimos es a un sistema de gobierno que exige la participación del pueblo en la tima de decisiones, en el caso de Grecia esta participación era directa, los ciudadanos se reunían en asamblea con derecho a participar y ser electos, en el caso de la democracia moderna o liberal se nombran por medio del voto a representantes de ese pueblo, que por un tiempo previamente determinado gobernaran a nombre del pueblo.

Esto se puede aplicar a las organizaciones políticas, las que teóricamente son la base del sistema democrático en la actualidad, ya que un partido político es el vehículo por medio del cual se expresa la voluntad popular, de donde surgen los representantes que serán electos por el voto y se respetará un resultado donde se impone el criterio de la mayoría siempre con respeto a las minorías, todo esto dentro del marco de la convivencia.

Lo que quiere decir que los sistemas democráticos de gobierno son incompatibles con la imposición de criterios unipersonales, pues todo debe llevarse a la discusión franca, abierta y participativa del pueblo o sus representantes, en esencia esto se opone al criterio de la oligarquía o gobierno de los mejores, en caso griego también llamado el gobierno de los ricos, pues en este caso quienes se consideran los mas aptos serán los que se guarden el derecho de gobernar.

Para aplicar todo esto a lo que se ha discutido desde hace meses en la República Dominicana, debíamos asegurarnos que se entiende perfectamente el concepto para entonces llegar a conclusiones sobre quienes son los que se plantean una salida democrática a lo que es algo normal en este sistema de gobierno, el derecho de las mayorías a elegir por el voto directo quienes serán sus gobernantes para un determinado periodo de gobierno.

¿Cuales son entonces los demócratas en República Dominicana?

Nos imaginamos que cuando se habla de defender el sistema democrático, a lo que nos referimos es al derecho que tiene cada ciudadano de elegir y ser elegido, solo que en nuestro país los que dicen ser mas demócratas son los que se niegan en modo radical a discutir el tema de una reforma constitucional en ningún escenario solo porque en este momento conviene a sus intereses particulares.

Se supone que un demócrata por definición debe estar siempre dispuesto a plantear lo que es su criterio, defenderlo delante del colectivo a que pertenece y permitir que se someta al voto, para determinar en base a la regla primera de la democracia, que es la prevalencia de la mayoría el camino a seguir, pero en la República Dominicana del siglo XXI se quiere coartar el derecho del pueblo a decidir su destino y se toma como base la defensa de la democracia, algo inaudito.

En el caso de la situación interna del Partido de la Liberación Dominicana, se buscan todos los argumentos y justificaciones para impedir la expresión libre de quienes se sienten representados por esa organización, en el tema de la posibilidad de que el Presidente Danilo Medina se presente nueva vez como candidato, en nombre de la democracia y dicen que en defensa de unos valores que cada día son mas difíciles de entender, porque el principal valor democrático y lo que diferencia a este sistema de los demás es la participación.

Es como si viviéramos el mundo al revés, se defiende la exclusión, se plantea la no discusión, se habla de impedir a toda costa que incluso dentro del congreso de la República uno o varios legisladores hagan uso del derecho de representación que le otorgó el pueblo en unas elecciones libres, usando como argumento una defensa de principios democráticos cuando este sistema es una oposición total a esta forma de pensar, y lo peor es que hay personas que se lo creen y dan la cara por esas ideas.

Porque ¿como podríamos denominar a expresiones como las de que se irán a legislar a orillas de un rio, la constitución no se toca y todas las acusaciones que se han hecho en contra de sus propios compañeros de partido, a los que se supone deberían necesitar para poder ganar unas elecciones en caso de que ganen la candidatura?.

Si ese tipo de afirmaciones no forman parte del lenguaje autoritario que caracteriza el pensamiento de los que se oponen a la democracia, entonces hasta los griegos que inventaron el sistema estaban equivocados.

Pues nadie puede querer menoscabar el derecho que tenemos todos a la libre expresión de lo que pensamos y creemos, eso solo sucede en los regímenes tiránicos y autoritarios que tanto gustan a algunos en nuestro país, pero después que planteamos una posición se supone que se debe tomar una decisión frente al tema en discusión, y esto solo se logra votando y contando, derecho que se quiere negar a los dominicanos en las elecciones del 2020.

En la democracia no puede haber temas vedados, según algunos se hizo un acuerdo a lo interno del PLD en el 2015 que habría que cumplir, pero al mismo tiempo se le quiere quitar el derecho de los miembros del organismo que decidió los temas incluidos en ese documento a discutir nueva vez y tomar decisiones en base al voto, donde se impondrá la decisión de la mayoría sobre la minoría y esto debería ser respetado sin condiciones, solo que los ¨demócratas¨ no quieren permitir que se discuta y se argumente.

En la tan manoseada Constitución de la República Dominicana desde el principio esta claro a quien le corresponde el derecho soberano a decidir, en su articulo 2 dice lo siguiente: ¨La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, de donde emanan todos los poderes¨, esto es un calco de los fundamentos de como se ejerce la democracia desde los tiempos de los atenienses, solo que en nuestro país nos hemos inventado ¨ripios¨ constitucionales para que haya exclusiones individuales, todo en nombre de una democracia que resulta ser todo lo contrario.

El tema de la repostulación del actual presidente de la República y su posible reelección depende de tres momentos diferentes, el primero es personal, una motivación que debe ser respetada y discutida, en caso de que exista la voluntad del Presidente Medina de presentarse nueva vez, dentro de su partido y en el organismo al cual pertenece y votar si es necesario.

El segundo momento es partidario, si se cree que la voluntad de los simpatizantes y miembros del PLD es contraria a la reelección, lo único que tienen que hacer los contrarios, de la forma en que se ejerce la democracia, es presentar una candidatura contraria en las primarias convocadas para el 6 de octubre de este año y que sean los que se sientan motivados a participar los que decidan.

Y el tercero, en caso de que el nombre de Danilo Medina esta en la boleta para las próximas elecciones nacionales, esa decisión pertenece al pueblo, que es el único soberano para elegir a quien o quienes lo van a gobernar y administrar el estado a partir del próximo año, simplemente porque así es como funciona el sistema democrático  a esto es que hay que adaptarse, lo demás son planteamientos y discusiones sin sentido.