• Gasolina premium: RD$227.40
  • Gasolina regular: RD$213.30
  • Gasoil premium: RD$188.20
  • Gasoil regular: D$174.00
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$91.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $51.12
  • Compra dólar: $50.82
  • Venta euro: €58.61
  • Compra euro: €57.08
X
23 de Agosto, 2019
Por:  - domingo 02 junio, 2019

Papa Francisco pide disculpa pueblo gitano por maltrato de cristianos

La discriminación, segregación y maltrato del que ha sido objeto la comunidad gitana, fue deplorada este domingo por el Papa Francisco durante su intervención en la misa oficiada en la Plaza San Pedro, desde donde pidió perdón en nombre de los cristianos.

El pontífice acabó su viaje pastoral al país balcánico con una visita a la ciudad transilvana de Blaj (centro) y acudió a su periferia para tener un encuentro con el pueblo gitano, que representa al menos al 3 % de la sociedad rumana y que vive a menudo estigmatizado y marginado

Francisco llegó al barrio Barbu Lautaru de Blaj y, dentro de una nueva y modesta iglesia gestionada por el clero greco-católico, se dirigió a la comunidad gitana que le escuchaba para pedir perdón.

“Llevo un peso en el corazón. Es el peso de las discriminaciones, de las segregaciones y de los maltratos que han sufrido vuestras comunidades. La historia nos dice que también los cristianos, también los católicos, no son ajenos a tanto mal”, confesó el papa.

Y agregó: “Quisiera pedir perdón por esto. Pido perdón en nombre de la Iglesia al Señor y a vosotros por todo lo que a lo largo de la historia os hemos discriminado, maltratado o mirado de forma equivocada, con la mirada de Caín y no con la de Abel”.

Rodeado de niños gitanos que le escuchaban sentados en el suelo, afirmó: “no fuimos capaces de reconoceros, valoraros y defenderos en vuestra singularidad”.

“A Caín no le importa su hermano. La indiferencia es la que alimenta los prejuicios y fomenta los rencores ¡Cuántas veces juzgamos de modo temerario, con palabras que hieren, con actitudes que siembran odio y crean distancias!”, lamentó.

Y es que, en su opinión, “cuando alguien es postergado la familia humana no camina, no somos en el fondo cristianos, ni siquiera humanos, si no sabemos ver a la persona antes que sus acciones, antes que nuestros juicios y prejuicios”.

El papa argentino, pendiente siempre las periferias geográficas y existenciales, cerró así su trigésimo viaje internacional y una jornada que arrancó con el recuerdo de la persecución religiosa en los tiempos del régimen comunista, en el siglo pasado.