• Gasolina premium: RD$223.40
  • Gasolina regular: RD$208.60
  • Gasoil premium: RD$187.10
  • Gasoil regular: D$175.30
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$92.20
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $52.05
  • Compra dólar: $51.65
  • Venta euro: €58.81
  • Compra euro: €56.58
X
21 de Septiembre, 2019
Por:  - jueves 11 julio, 2019

Abel Martínez hace entrega del segundo jardín ecológico en espacio rescatado

Santiago de los Caballeros, República Dominicana. – El alcalde, Abel Martínez, entregó otro parque de los denominados “Jardín de las Gomas”, el segundo, de 10 que se propone levantar en espacios que antes eran grandes focos de contaminación, utilizando la estrategia de la acupuntura urbana, convirtiendo esas zonas muertas en espacios vivos y sanos.

El nuevo jardín está ubicado en la avenida Penetración, en Villa Olímpica, zona altamente contaminada y utilizada, durante mucho tiempo, como vertedero improvisado por los habitantes de las cercanías, y que, recientemente, el alcalde Martínez logró eliminar, gracias al nuevo sistema de recogida de basura implementado.

“Esto es parte de un esfuerzo que hemos hecho por rescatar nuestra ciudad: este espacio que estamos entregando hoy, a nuestra llegada era un vertedero, el cual eliminamos y ahora es un espacio digno donde ustedes pueden traer a sus niños y pasar un momento de sana recreación”, dijo Martínez.

Gracias a que la mayor parte de los elementos utilizados son reciclados, la obra pudo ser ejecutada con un inversión mínima, donde imperan neumáticos pintados de varios colores y convertidos en jardineras con flores; además, el parque cuenta con senderos y bancos de hierro.

La coordinación del parque fue llevada a cabo por Sergio Jorge, gestor de la zona, que junto a un equipo de hombres y mujeres, se mantuvieron trabajando en una jornada permanente hasta concluir el jardín que fue visitado por decenas de comunitarios que acompañaron al alcalde.

El primero de estos jardines fue inaugurado, recientemente, en el sector de Nibaje, en otro espacio que durante mucho tiempo fue un nido de ratas y guarida de delincuentes que llevaban intranquilidad a los moradores de esa barriada.