• Gasolina premium: RD$223.40
  • Gasolina regular: RD$208.60
  • Gasoil premium: RD$187.10
  • Gasoil regular: D$175.30
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$92.20
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $52.05
  • Compra dólar: $51.65
  • Venta euro: €58.81
  • Compra euro: €56.58
X
20 de Septiembre, 2019
Por:  - jueves 11 julio, 2019

Madre de Carla Massiel y abogados denuncian temen por sus vidas

Santo Domingo. – Los Abogados y la madre de la niña Carla Massiel, la menor de edad que fue secuestrada en 2015 en el municipio de Pedro Brand y posteriormente asesinada, denuncian que la señora Liliana Santana, quien es acusada de ser la supuesta autora intelectual del asesinato, les envía matones con el propósito de quitarles la vida.

El jurista Plutarco Jáquez y la señora Yolanda Cabrera, entienden que si Santana fue capaz de ordenar el asesinato a sangre fría de la menor Carla Massiel, puede atentar contra sus vidas.

“Ella lo que tiene es que enfrentar su proceso de manera decente y dejar de estar amenazando” expresó el abogado Plutarco Jáquez.

Los juristas hacen un llamado al presidente de la Suprema Corte de Justicia, Mariano Germán Mejía, en el sentido de que a Liliana Santana, se le dictó el pasado 5 de abril un acto de apertura a juicio de fondo, que parece no tener fin, y hasta la fecha no se ejecuta.

Por su parte la señora Yolanda Cabrera, denuncia que Santana envía personas que llegan a las inmediaciones de su vivienda en Pedro Brand, por lo que teme por su vida.

“Ellos vienen y se ponen a dar vueltas por aquí, ya hasta los vecinos me dicen que me cuide” afirma la madre de la menor asesinada.

Por el hecho que provocó consternación y luto a la sociedad dominicana, fueron condenados a 30 años de prisión, Dawin Trinidad Infante y Juan Cabral Martínez, en un juicio que se prolongó por casi cuatro años y concluyó en febrero pasado.

La pequeña Carla Massiel, que volvía a su casa junto a su hermana gemela, Perla Massiel, luego de participar en una actividad religiosa el 25 de julio de 2015, nunca imaginó que su corta vida sería malograda, siendo raptada y luego asesinada, en la comunidad Los García, en La Guáyiga, de Pedro Brand.