• Gasolina premium: RD$228.10
  • Gasolina regular: RD$213.70
  • Gasoil premium: RD$194.10
  • Gasoil regular: D$181.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$96.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $53.00
  • Compra dólar: $52.63
  • Venta euro: €59.00
  • Compra euro: €57.76
X
31 de Marzo, 2020
Por:  - sábado 31 agosto, 2019

Caram advierte cuando se “relaja” la Constitución, se pierde autoridad moral

República Dominicana.-A propósito de los rumores que no cesan sobre una eventual reforma constitucional, Guillermo Caram, exgobernador del Banco Central, destacó que la Constitución se mantuvo intocable durante 28 años, transcurridos desde 1966 a 1994.

“Y la democracia mejoró; se arraigó en el comportamiento político y ciudadano, mientras otras naciones y democracias ejemplarizadoras se sumían en veleidades políticas consustanciales a cambios constitucionales”, dijo Caram.

Asimismo afirma que para lograr una institucionalización en la nación es requerimiento vertebral el cumplimiento de la Constitución, pero aclaró que se necesita asumirla e internalizarla, “que es algo que va más lejos del simple cumplimiento”.

Insiste en que “se requiere protegerla de las agresiones coyunturales y accidentales propios de la politiquería cotidiana casi siempre divorciada de los propósitos de consecución del bien común que debe ser propósito esencial del ejercicio político. Y de las conveniencias de los gobernantes de turno en función de sus intereses personales ordinariamente contrapuestos al interés general de la nación”.

Expresa el político que cuando la Constitución se mantuvo intocable por casi tres décadas, periodo establecido de 1966 a 1994, mejoraron muchas cosas, “muy especialmente en la democracia, indica que esta pudo arraigarse en el compartimiento político y ciudadano en un momento en que otras naciones que antes fueron democracias ejemplificadoras se sumían en veleidades políticas”.

Afirma Guillermo Caram, miembro del Partido Reformista Social Cristiano, que cuando se pretende relajar la Constitución, “se desalienta y se pierde autoridad moral para cumplir y exigir el comportamiento de otras leyes”.