• Gasolina premium: RD$228.10
  • Gasolina regular: RD$213.70
  • Gasoil premium: RD$194.10
  • Gasoil regular: D$181.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$96.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $53.00
  • Compra dólar: $52.63
  • Venta euro: €59.00
  • Compra euro: €57.76
X
12 de Diciembre, 2019
Por:  - lunes 30 septiembre, 2019

¡Faltan 6 Días! El líder es quien dirige y en ese grupo mandan los radicales

¡Faltan 6 días para las elecciones primarias del 06 de octubre!

A solo seis días de que los interesados en participar en las elecciones primarias abiertas del Partido de la Liberación Dominicana vayan a las urnas, resulta mas que preocupante que en el grupo que se hace llamar ¨leonelista¨ a estas alturas no se sepa quien dirige, como es que se toman las decisiones y pareciera que al presidente de ese partido y ex-presidente de la República, Leonel Fernández, se le olvidó que el líder es quien toma las decisiones y serán de su absoluta responsabilidad.

Lo ocurrido en los últimos días con los temas de la organización y conteo de los votos, la firma o promesa de un pacto para aceptar los resultados y el lenguaje agresivo que sigue manteniendo el precandidato que dice ser opositor dentro de su propio partido, demuestra que sus decisiones siguen en manos de los fabuladores, que ven un enemigo detrás de cualquier árbol, y el grupo de irresponsables que han llevado al PLD a una crisis sin precedentes que suponemos se resolverá con la suma de votos aunque sea con un ábaco de los que usan los chinos para sumar.

Los ejemplos de como Leonel está bajo la total influencia de su entorno, el cual definitivamente no maneja ni controla como lo hacen los líderes en situaciones difíciles, sobran, porque no sabemos como autorizó a que se llevara una instancia con su nombre a la Junta Central Electoral para que una semana antes del proceso electoral se varíe por completo la metodología que el mismo Fernández había aprobado y elogiado, algo inaudito en una persona que se ha caracterizado por mantenerse al día en todo lo que tiene que ver con la modernidad que caracteriza a la era tecnológica.

Ya nos imaginamos como fue llevado el cuento de que hay unos hackers rusos en el país, se necesitaría un ejercito de mas de 7 mil rusos para hackear todas las maquinas, y como conocemos los actores y hemos sido sus amigos por muchos años también suponemos saber quien llevó este invento al presidente del PLD, hoy convertido en precandidato a la presidencia de la República, lo que no sabemos es como Fernández se creyó la historia y actuó en consecuencia, la reacción a su propuesta solo demuestra lo descabellada que es, si la JCE accede a esto le pasará igual que a Roberto Rosario, quien salió desacreditado cuando echó hacia atrás un proceso organizativo que ya estaba montado.

Y del pacto o acuerdo para aceptar los resultados ni hablar, porque no sabemos que tiene  que ver lo que ocurrió en la cámara del diputados cuando, lamentablemente para Demóstenes Martínez, se impuso la democracia de la que tanto se habla pero no se quiere practicar, por encima de un acuerdo interno en un comité político de hace tres años, con que se acepten los resultados cual fuesen de las elecciones primarias del próximo domingo, la respuesta es una muestra de que las hachas de la guerra parecen seguirán en las manos no importa el resultado de las urnas.

Esto es muy peligroso para el PLD, ya que la rebeldía surge de quien se supone debería ser el fiel de la balanza, el ejemplo del equilibrio, la cabeza fría en el medio de un grupito de cabezas calientes, pues es el candidato y presidente del partido quien primero debería poder aceptar el resultado de las urnas, al final de eso se trata la democracia, y cuando se concurre a una justa competitiva como son unas elecciones, solo se tiene uno de dos resultados, o se gana o se pierde, dependiendo de lo que ocurra cuando es un proceso interno como el que veremos el día 06, entonces se toma una de dos actitudes.

Si uno es del grupo ganador, entonces la actitud deberá ser la apertura, la humildad, los brazos abiertos para dar la bienvenida a los perdedores y que entre todos empujen el carro en la misma dirección hasta llegar a la meta, pues ganar unas primarias es menos de la mitad del camino hacia el objetivo que es conquistar en poder, es decir, aceptar el resultado si es que somos los triunfadores significa entender que nada se ha ganado todavía, solo el derecho de representar al grupo completo y unificarlo es un deber.

Pero si en cambio se es parte de los perdedores, lo primero debería ser tener la gallardía de aceptar el resultado de lar urnas, tomar un teléfono y felicitar, como se hace en cualquier país decente a quien ganó en buena lid, las campañas se terminan cuando se tiene un resultado, algo tan difícil en la República Dominicana que hemos institucionalizado una acción legal que no se encuentra escrita en los libros de texto, el llamado ¨derecho al pataleo¨, que es el ¨griterío¨ de ¨fraude, irregularidades y además hierbas que con el colofón de todas las elecciones dominicana.

Entonces la preocupación es válida, porque el líder es quien dirige y no al contrario, en el grupo leonelista, por los hechos que hemos visto en los últimos días, parecen dirigir los radicales que no tienen nada que perder y estos superponen sus ideas al líder, que se supone es Leonel, quien lamentablemente parece haber caído en manos de personas que nunca en su vida han ganado nada en urna alguna, contrario a su persona que ganó de forma clara tres elecciones a la presidencia en la República Dominicana.

Esperemos con los dedos cruzados los próximos días, porque no sabemos que podría ocurrirles a algunos si el ¨pobrecito¨ Gonzalo le gana a Leonel, mínimo habrá que reforzar los servicios del 911 en la capital porque podrían caer con los clásicos ¨ataques¨ de los y las histéricas en los funerales de gente pobre, ojalá que se entienda la responsabilidad que se asume al aceptar ser líder de un grupo por grande o pequeño que sea, y es que los líderes son los que deciden y los que dirigen, nunca, so pena de caer en el abismo, se dejan gobernar por los dirigidos.