• Gasolina premium: RD$228.10
  • Gasolina regular: RD$213.70
  • Gasoil premium: RD$194.10
  • Gasoil regular: D$181.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$96.60
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $53.00
  • Compra dólar: $52.63
  • Venta euro: €59.00
  • Compra euro: €57.76
X
14 de Diciembre, 2019
Por:  - miércoles 27 noviembre, 2019

Cuéntenlos como quieran porque esa pela va ¡Los dos perdieron!

A la República Dominicana deberíamos cambiarle el nombre y llamarla oficialmente “Jalisco”, para hacer honor a aquel refrán tan popular que dice textualmente: ¨Jalisco nunca pierde y si pierde arrebata¨, que describe tan bien a los dominicanos porque nunca perdemos en nada, y si por si una casualidad de la vida nos ocurre que pudiéramos perder, entonces las justificaciones están a la orden del día porque al final la culpa siempre será de otro.

Esto viene a cuento por lo que está ocurriendo con el llamado voto automatizado que fue puesto a prueba por la Junta Central Electoral en las primarias abiertas y cerradas que se celebraron el pasado 06 de octubre, que han desatado los demonios en contra del árbitro de las elecciones nacionales, solo porque no se dio el cálculo que tenían los opositores dentro y fuera del Partido de la Liberación Dominicana, de propinarle una derrota al Presidente Danilo Medina.

No es casualidad la coincidencia entre Leonel Fernández y Luis Abinader frente al tema de las primarias y el voto automatizado, porque a los dos se les cayeron sus cálculos y ahora tratan de justificar su perdida, perdieron los dos en esas primarias y lo vamos a explicar, echándole la culpa a unas máquinas que funcionaron perfectamente, de modo que lo que llegó al centro de cómputos de la JCE fue ratificado con el conteo manual realizado por los oficiales electorales en todo el país.

¿Por qué la pareja Fernández Abinader perdió por partida doble?

Porque para nadie es un secreto que hubo un acuerdo previo entre ambos, lo ocurrido posteriormente lo confirma, para que el primero fuera de algún modo ayudado por el segundo para hacerlo ganar las elecciones primarias del PLD, porque el cálculo del segundo era que le podía ganar mas fácil a Leonel en las elecciones de mayo pues este no contaría con el apoyo del grupo mayoritario del partido morado que era y es el de Danilo.

Es decir, el cálculo de Abinader estaba sustentado en la división del PLD, pero no sobre la base de que a quien tendría que enfrentar era a un candidato como Gonzalo Castillo, que ahora cuenta con todo el apoyo del gobierno, lo que es un aval indiscutible en cualquier país donde de practique el sistema democrático, los gobiernos entregan un porcentaje a sus candidatos en todas partes del mundo.

Por el lado de Leonel y los hoy “fupistas”, estos calcularon que iban de robo en las elecciones internas del PLD, nunca se imaginaron que el danilismo se podría recomponer rápidamente de la declaración de no intentar la reelección de parte del Presidente Medina, y el comentario que hacía era que la parte mas difícil ya había pasado, y que los danilistas tendrían que apoyarlos obligatoriamente pues no tenían mas remedio que hacerlo ante la amenaza de que ganara la oposición.

Solo que todos estos cálculos le salieron mal tanto a Abinader como a Leonel, y ha causado un efecto político en cascada donde lo primero que se ha llevado por encuentro, como en una guerra cualquiera, es la verdad de los hechos ocurridos el 06 de octubre, y donde se mantiene de parte de los dos perdedores de las primarias un lenguaje agresivo en contra de la JCE, como si los miembros de ese organismo fueran los culpables de que no se les dieran sus cálculos.

En medio de una selva de mentiras y falsedades, inventos y fábulas propias de los nuevos compañeros de aventura de los “fupistas”, que tienen unos aliados que han caracterizado toda su vida política en las conspiraciones  mas inverosímiles, coinciden tanto Fernández como Abinader en oponerse al voto automatizado pues parece que fueron esas maquinitas las responsables de que los dos fueran derrotados por Danilo.

En medio de su desilusión ahora hay que jugar al caos, al desorden y al cuestionamiento, es algo que ya ocurrió en las elecciones pasadas, de las autoridades encargadas de organizar las elecciones y contar los votos que con tanto entusiasmo vamos a echar los dominicanos cada 4 años en unas urnas, para después sentarnos a mirar el penoso espectáculo de como los políticos no aceptan los resultados de las urnas cuando los adversan.

Sería bueno saber si los discursitos de Leonel, que ya hartan de tanto reiterar lo que no puede probar, estarían dirigidos en el mismo sentido si acaso las maquinitas lo hubieran declarado candidato a la presidencia por el PLD, nos imaginamos que estaría defendiendo la modernidad, de la cual se cree el precursor, demostrada por los equipos diseñados para ejercer el sufragio y apoyaría, como lo hizo cuando se le demostró la forma en que funcionarían en las elecciones primarias por parte del pleno de la JCE.

Lo que nadie ha podido identificar por sus nombres y apellidos, es a los hackers rusos, el hacker indio, la ubicación de la triangulación de señales en el centro de la ciudad de Santo Domingo, el ya famoso algoritmo que nunca pudo ser explicado, y otras lindezas fruto de la imaginación de un grupo de fabuladores analfabetos digitales, porque todo esto no es mas que la justificación de Jalisco, es decir, nunca pierde.

Ahora se pide que volvamos al voto manual, a las boletas impresas, a los crayones con tinta y a que se produzca un conteo interminable el día de las elecciones, tanto las de febrero como las de marzo, pues habrá que contar el voto preferencial hasta de los regidores y vocales de los municipios y distritos municipales, una tarea titánica e interminable donde otra vez de pondría de moda aquella célebre frase de “acta mata voto” y cualquier político conoce muy bien lo que esto significa.

Estamos frente a una conspiración de parte de la oposición, para provocar la desestabilización del país, buscar que se produzca una situación que podría tornarse inmanejable, y todo esto por la ambición desmedida de grupos que no tienen apoyo popular y escasas posibilidades de ganar las elecciones en cualquiera de sus etapas, y los primeros que lo saben son ellos mismos.

Ya en el día de ayer grupos empresariales hicieron un llamado a los políticos a ¨mantener la estabilidad social, política y económica¨, parece que ya comienzan a advertir cuales son las intenciones de los que no saben perder, y la realidad en este momento es que la oposición lleva el rumbo de los perdedores, pues solo saben hacer ruido y cuando pierdan resucitaran al Jalisco que llevan todos los dominicanos dentro.

La JCE esta compelida por el tiempo a decidir, por sobre todas las presiones a que esta siendo sometida, la forma en que los dominicanos vamos a emitir nuestros votos lo próximos febrero y mayo, para el PLD y sus aliados debe importarles poco si es automatizado o no porque esa pela va como quiera, y es que fueron vencidos en las primarias y serán vencidos nuevamente porque es que simplemente son minoría, preparémonos para el griterío.