Logo Proceso.com.do
Sábado, 13 de Agosto, 2022

EE UU y China al borde de una Guerra Fría se coartan el trabajo periodístico

WASHINGTON, EE UU.- El Departamento de Estado de Estados Unidos notificó al Gobierno Chino su deseo  de disminuir el número de empleados de los cinco mayores medios de comunicación de China que pueden ser acreditados, así como su periodo de estadía en el país.

Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, dijo   que estas medidas son el camino hacia  una  "ideología de la Guerra Fría", lo que dará como resultado  un  impacto negativo en las relaciones bilaterales e indicó que tomará medidas.

Washington se respalda atribuyendo  esta medida a la supuesta "vigilancia, acoso e intimidación cada vez más dura" que el país asiático ha impuesto sobre los periodistas estadounidenses acreditados en China, lo que traerá como resultado la pérdida de empleos y frustración tanto entre los periodistas de origen asiático como en los americanos.

Zhao Lijian, señaló que la medida revela "la falsedad de la llamada libertad de prensa de los Estados Unidos con un flagrante doble rasero y acoso hegemónico".

La problemática surge a raíz de que el diario The Wall Street Journal se negara a disculparse por la publicación de un artículo de opinión cuyo titular definía al país asiático como "el verdadero enfermo de Asia", y consecuente a esto el Gobierno chino revocó el mes pasado las credenciales de prensa de tres periodistas que laboraban en el diario neoyorquino como corresponsales desde China.

Trascendió que la gota que derramó el vaso y desató la guerra de cancelaciones a corresponsales  entre los asiáticos y los estadounidenses fue el rechazo del  Gobierno chino a la renovación de credenciales a Chun Han Wong, periodista de WSJ a finales del año pasado, luego de que este firmara un reportaje sobre las actividades económicas de un  familiar del presidente chino Xi Jinping, en Australia.

El Club de Corresponsales Extranjeros en China (FCCC, por sus siglas en inglés) declaró en un comunicado que están “entristecidos” y “furiosos”, por la sexta expulsión de un corresponsal extranjero desde el 2013, año en que Xi Jinping completó su llegada al poder.

Entre ellos figuran la entonces corresponsal de la revista francesa L’Obs, Ursula Gauthier  y la reportera de Buzz Feed Megha Rajagopalan, ambas por publicaciones relacionadas con Xinjiang, la región china hogar de la minoría uighur, de religión musulmana.

Subscribete a nustro canal de YouTube