• Gasolina premium: RD$186.60
  • Gasolina regular: RD$172.00
  • Gasoil premium: RD$138.60
  • Gasoil regular: D$126.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.40
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $RD$59.29
  • Compra dólar: $RD$58.23
  • Venta euro: €66.98
  • Compra euro: €62.90
X
26 de Septiembre, 2020
Por:  - viernes 11 septiembre, 2020

¿Qué aprendimos de los primeros 300 pacientes ingresados en las Unidades de Cuidados Críticos?

El novel coronavirus del 2019, SARS-CoV-2 (COVID – 19) fue reportado por primera vez como patógeno humano en diciembre del 2019 luego de varios casos de enfermedad pulmonar severa en Wuhan, China. El primer caso reportado en los EEUU ocurrió en enero 2020 en el estado de Washington, siendo Nueva York el epicentro de los casos para el mes de marzo 2020.

Las manifestaciones de la enfermedad son muy heterogéneas, pero en sentido general todos los pacientes que ameritan ser asistidos en la Unidad de Cuidados Críticos presentan enfermedad pulmonar severa y falla respiratoria. Conocemos que otras manifestaciones graves de la enfermedad consisten en daño renal, complicaciones trombóticas y cardiomiopatías.

El reciente estudio publicado en el Journal of Intensive Care Medicine describe los hallazgos de los primeros 300 pacientes admitidos en Montefiore Medical Center.

¿Que reveló el estudio?

  • El 60% de los pacientes fueron hombres con una mediana de edad de 57.8 años más o menos 12.2 años.
  • Mayor edad, sexo masculino y el número total de comorbilidades fueron factores asociados a un aumento de la mortalidad.
  • La obesidad estuvo presente en el 86% de los pacientes.
  • Hipertensión Arterial estuvo presente en el 67% de los casos, asociándose a un aumento de la mortalidad a 30 días.
  • Tabaquismo en el 22% de los pacientes.
  • La diabetes a pesar de no asociarse a un aumento de la mortalidad, estuvo presente en el 44.7%.
  • Parámetros sanguíneos definidos como reactantes de la fase aguda de la inflamación estuvieron más elevados en los pacientes que fallecieron.
  • La asistencia mecánica ventilatoria fue necesaria en el 91.3% de los pacientes.
  • La mortalidad en el grupo que ameritó ventilación asistida superó la mitad de los casos (55.8%).
  • La mortalidad a 30 días de los pacientes fue 52.35%.
  • El 40% de los pacientes al momento del ingreso presentaba injuria renal aguda y el 36% la desarrolló luego de la alta médica.
  • La mitad de los pacientes ameritó terapia de sustitución renal.
  • Para los pacientes que fallecieron en el hospital, el 71% tuvo menos o igual a 15 días de estadía hospitalaria.

Los autores del estudio exponen de manera amplia que los pacientes ingresados representaron una población más enferma de lo que habitualmente ha sido reportado en estudios previos debido a que el 91.7% de sus pacientes presentaron el Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo.

Concluyen que la elevada mortalidad pudo haberse debido a que esta es probablemente la mayor cohorte de pacientes críticos publicado a la fecha aunado a un aumento de la cantidad de pacientes en que rápidamente abrumaron los servicios de medicina crítica en Nueva York, EEUU.

Reconocer hemos lastimosamente aprendido con el sufrimiento de pacientes, no le resta importancia a que quizás faltará tiempo representado en años para conocer a largo plazo las secuelas físicas, emocionales y sociales de la pandemia destinada a cambiar el rumbo de un siglo.

Aquellos que desean profundizar datos estadísticos pueden encontrarlos en COVID-19 Associated Critical Illness – report of the First 300 Patients Admitted to Intensive Care Units at a New York City Medical center. Publicado en el Journal of Intensive Care Medicine 2020. Vol. 35.

Me despido hasta nuestra próxima entrega,

Dra. Jeimy Gómez

Cardióloga – Internista