• Gasolina premium: RD$186.60
  • Gasolina regular: RD$172.00
  • Gasoil premium: RD$138.60
  • Gasoil regular: D$126.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.40
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $RD$59.29
  • Compra dólar: $RD$58.23
  • Venta euro: €66.98
  • Compra euro: €62.90
X
25 de Octubre, 2020
Por:  - viernes 18 septiembre, 2020

Reclaman al presidente Abinader continuar el proyecto de saneamiento de la Cañada de Guajimía

SANTO DOMINGO OESTE, RD.- El Bloque de Juntas de Vecinos de la Cañada de Guajimía, dirigentes y líderes comunitarios de la zona, dijeron temer que la continuación de la obra consignada en la Ley 506-19 de Presupuesto General del Estado sea dejada fuera en el presupuesto de este año.

Ángel Bocio Fortuna, presidente del bloque, señaló que las zonas cercanas a la cañada de Guajimia han sido afectadas por diversas enfermedades, tales como malaria, dengue, enfermedades respiratorias y de piel, leptospirosis, entre otras, debido al gran cúmulo de basura dentro de la cañada.

“Este proyecto fue incluido en el Presupuesto General de la Nación para el 2019, pero manos oscuras impidieron que la misma se ejecutará en la gestión del Licenciado Danilo Medina, a pesar de que el Ministerio de Hacienda aprobó el préstamo internacional mediante resolución N0. 138-2015, por lo que insisto que sectores poderosos intentan boicotear tan anhelado proyecto humanitario” apuntó el dirigente comunitario.

El proyecto también incluye la construcción de una planta de tratamiento para las aguas residuales que generan cerca de 300,000 habitantes y de un emisor submarino que transportaría las aguas desde la planta de tratamiento hacia el mar a una profundidad de 30 metros, según consta en la página web de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD).

Personas entrevistadas cuentan que cada vez que las aguas de la cañada se meten a su casa, además de amenazar sus vidas y la de los suyos, daña las pocas cosas que tienen. “En las noches cuando llueve mucho, no dormimos por temor a que el agua nos arrastre”, dijo Ángela Estrella.

“Los colchones los hemos puesto sobre bloques y ya no nos preocupamos por comprar muebles, sobrevivimos como los animales, porque cada vez que logramos conseguir algo, viene la cañada se desborda y nos deja sin nada” repite con voz cansada la señora Ángela.

En tanto, que la Anselma Fernández dijo hace 5 años que la cañada le llevó un lado de la casa y que acudió donde el síndico de la época, Francisco Peña, pero que este le dijo la zona estaba en desalojo.

“Yo espero que este gobierno que llegó haga algo por mi, por las demás familias que vivimos aquí, pero yo quiero que ustedes vean como yo vivo, yo no duermo con el sonido de la cañada y el mal olor que entra a la casa” apuntó la señora Fernández.

De igual forma se expresó María Ester Mateo, quien señaló que no comen ni duermen debido al hedor y los mosquitos, a la vez que pidió al presidente Luis Abinader solución a la cañada de Guajimia y la entrega de fondos a las autoridades de la CAASD para continuidad del proyecto.

El proyecto de Saneamiento Pluvial y Sanitario de la Cañada de Guajimia está bajo la responsabilidad de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD) y el JPMorgan Export Development de Canadá.

La cañada de Guajimia, cuyo trayecto abarca unos 18 kilómetros, atraviesa gran parte del municipio Santo Domingo Oeste, afectando la mayoría de sus barrios, entre ellos Buenos Aires de Herrera, La Ureña, El Indio y Los Olivos, impactando así directamente unas 200 mil personas.

Mediante un convenio de crédito suscrito entre el Estado dominicano y el Gobierno de Canadá, se inició el proyecto de Saneamiento Pluvial y Sanitario de la Cañada de Guajimía y sus afluentes, que comprende unas dos fases; la primera fase terminó en las gestiones del Doctor Leonel Fernández.

En esta primera fase el gobierno entregó 208 soluciones habitaciones consistente en apartamentos de dos y tres habitaciones para igual número de familias y además, sacaron de la zona de influencia de la cañada alrededor de 856 familias.

Se trata de un proyecto esperado por los lugareños, que daría continuidad a la primera fase, y que comprende la rehabilitación de la cañada de Guajimía y sus afluentes, así como la reubicación de 1,400 familias situadas en las áreas de intervención del proyecto.

Esta segunda fase, dividida en 4 etapas, tiene una inversión de $50 millones de dólares, y la culminación y cierre del proyecto es definido como el más completo proyecto en el orden sanitario, social y de integración urbana desarrollado en la capital dominicana durante los últimos años.

La cañada de Guajimia es una alta fuente de contaminación, en particular debido a la acumulación de residuos y la carga de aguas residuales, provocando enormes daños al río Haina, una de las principales fuentes de abastecimiento de agua potable de la ciudad capital.

El estancamiento de sus aguas y las inundaciones, durante las lluvias, amenazan la vida de sus habitantes y sus ecosistemas.

El saneamiento de Guajimia implica, además, el desarrollo de soluciones viales en las cañadas intervenidas, facilitando así la puesta en funcionamiento del servicio de recolección de residuos, permitiendo de igual modo minimizar las enfermedades derivadas de la acumulación de la basura.

El presidente del Bloque de Junta de Vecinos, Ángel Bocio Fortuna pidió la intervención del presidente Luis Abinader para evitar que sectores interesados vuelvan a hacer abortar el proyecto de Saneamiento de la Cañada de Guajimia.

“Señor presidente, usted es el presidente de la República, usted es el que manda, y nosotros los de este sector votamos por usted, para que esto sea una realidad. Mire como se vive aquí, con usted empalmar esta avenida, la Isabela Aguiar se desahoga” apuntó Bocio Fortuna.

Otro de los afectados, el dirigente comunitario Juan Marte, explicó que las personas que viven en la Cañada del Indio tienen que convivir con las heces fecales pasando por sus puertas y el hedor de la cañada, que en ocasiones arrastra animales muertos en descomposición, “nosotros mismos no nos explicamos cómo podemos comer y dormir” añadió.

En ese mismo orden se expresó Raider Pimentel, uno de los jóvenes de la comunidad, quien dijo que cuando llueve, este tiene que sacar su hijo pequeño y llevarlo donde un familiar por temor a la crecida de la cañada, por lo que pidió la pronta intervención de las autoridades para devolver la paz y tranquilidad a cientos de familias que viven en la cañada.

Los expertos sostienen que el proyecto de la Cañada de Guajimia, no solo contribuirá al saneamiento integral del municipio Santo Domingo Oeste, sino que tendrá un significativo impacto en la generación de empleos y el desarrollo económico del sector.

El proyecto comprende el saneamiento pluvial y sanitario de la parte alta de la cuenca de la cañada de Guajimia, que abarca la cuenca principal desde su desembocadura en el río Haina hasta el paso bajo de la autopista 6 de noviembre (sur), y desde su confluencia con el afluente o cañada de Villa Aura hasta la cañada de Buenos Aires.