• Gasolina premium: RD$186.60
  • Gasolina regular: RD$172.00
  • Gasoil premium: RD$138.60
  • Gasoil regular: D$126.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.40
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $RD$59.29
  • Compra dólar: $RD$58.23
  • Venta euro: €66.98
  • Compra euro: €62.90
X
22 de Octubre, 2020
Por:  - sábado 19 septiembre, 2020

Economista defiende emisión de US$3,800 millones en bonos soberanos

El economista José Manuel Luna Valiente consideró que era necesaria la emisión de una segunda partida de bonos soberanos para cubrir el déficit presupuestario del Gobierno, debido a la caída de las recaudaciones del Estado a causa de la pandemia de coronavirus.

Dijo que siempre ha sido partidario de que se inyecte liquidez a la economía vía el Banco Central, y que en la gestión pasada de Danilo Medina hubo una primera emisión de bonos para el presupuesto complementario por un monto de 150 millones de dólares para enfrentar la crisis económica y sanitaria.

Argumentó que aunque el país se está endeudando más con la segunda emisión de bonos por 3, 800 millones de dólares que colocó este jueves el Gobierno de Luis Abinader, lo justificó al argumentar que la primera era insuficiente, por la caída de los ingresos a través de la Dirección General de Aduanas y de la Dirección General de Impuestos Internos.

Manifestó que siempre ha planteado que “el tema de la deuda es un mito”, dependiendo lo que es el perfil, el servicio, el “stop” y la capacidad de pago.

“Lo que ha demostrado en estos momentos la República Dominicana es que la economía estaba blindada, en los fundamentos reales, y que el hecho que se haya dejado a Héctor Valdez en la gobernación del Banco Central, quiere decir que los números de la economía son sólidos y fuertes”, precisó el profesional de la economía.

Respecto a los renglones a que irán dirigidos la mayor parte de los 3, 800 millones de dólares recibidos en bonos soberanos por el Gobierno, aseveró que se destinará a enfrentar la crisis sanitaria y cumplir con los programas FASE I y FASE II, que se aplica en favor de los trabajadores suspendidos por las empresas o que están en labores limitadas.