• Gasolina premium: RD$186.60
  • Gasolina regular: RD$172.00
  • Gasoil premium: RD$138.60
  • Gasoil regular: D$126.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.40
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $RD$59.29
  • Compra dólar: $RD$58.23
  • Venta euro: €66.98
  • Compra euro: €62.90
X
28 de Febrero, 2021
Por:  - miércoles 27 enero, 2021

Alejandro Vargas aboga por un régimen de consecuencias que garantice cumplimiento de sentencias del TC

Santo Domingo.- En el marco del noveno aniversario del Tribunal Constitucional, el magistrado José Alejandro Vargas, uno de los cuatro nuevos jueces de esa alta corte, resaltó la necesidad de que en el país exista un régimen de consecuencias que garanticen que las sentencias que emitan las altas cortes sean acatadas.

“Muchas personas piensan que las sentencias son para guardarlas. Yo entiendo que hasta que aquí no se imponga un régimen de sanción represiva(…), aquí no va haber una institucionalidad efectiva”, dijo Vargas

Con un régimen de consecuencias, el magistrado asegura que el respeto a Carta Magna y los derechos humanos y fundamentales se institucionará en el país.

Consultado, sobre su  transición de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional al Tribunal que vela por la aplicación y respeto de la Constitución Dominicana, Vargas contó que ha tenido que aceptar algunos cambios, como es el caso de la asignación de un chofer al que no estaba acostumbrado. No obstante, advirtió que no abandonará algunas prácticas que son propias de su personalidad.

“La naturaleza humana ya no se puede cambiar a esta edad. De manera que si a mi me gusta cantar en karaoke seguiré cantando y  si me gusta bailar seguiré bailando. Yo creo que esa naturaleza humana, al elegirme, todo el mundo la conocía”, indicó.

El nuevo juez constitucional conversó con los medios de comunicación previo a una misa de acción de gracias por el noveno aniversario del Tribunal Constitucional que ofició el obispo Víctor Masalles, quien exhortó a los 13 jueces que componen el alto tribunal a no auto-engañarse, a no politizar sus decisiones y no adaptar las leyes a intereses particulares.