• Gasolina premium: RD$186.60
  • Gasolina regular: RD$172.00
  • Gasoil premium: RD$138.60
  • Gasoil regular: D$126.90
  • Gas Licuado de Pretrolio (GLP): RD$99.40
  • Gas natural: RD$28.97
X
  • Venta dólar: $RD$59.29
  • Compra dólar: $RD$58.23
  • Venta euro: €66.98
  • Compra euro: €62.90
X
26 de Septiembre, 2021
Por:  - viernes 30 abril, 2021

Seaboard ancla en la ribera occidental del Río Ozama la planta flotante Estrella del Mar III

SANTO DOMINGO, RD.- A pesar de todos los actos jurídicos incoados y dirigidos a prevenir su entrada en operación, la planta eléctrica flotante Estrella del Mar III, propiedad de la empresa Seaboard, ancló este viernes  en la ría del Ozama, frente a la avenida del Puerto.

El Instituto de Abogados para la Protección del Medioambiente (INSAPROMA) deploró la entrada de la planta eléctrica flotante, como si en torno a la misma no se hubieran realizado cinco acciones legales tendentes a hacer valer el principio de prevención en materia ambiental, alegando que sus dueños no agotaron todos los procesos de permisología.

INSAPROMA recuerda que en fecha 3 de marzo de 2021 realizó una denuncia penal ante la Procuraduría de Medioambiente contra las operaciones de la planta Estrella Del Mar II, que motivó un descenso del procurador de Medioambiente acompañado de técnicos de la Academia de Ciencias y de la Universidad Autónoma de Santo Domingo; de igual manera, en fecha 14 de abril realizó una solicitud de revocación de licencia ambiental depositada ante el Ministerio de Medioambiente, sobre la base de que la renovación y extensión de la licencia ambiental No. 003-01 renovada de fecha 30 de marzo de 2020, incorporó subrepticiamente la autorización de instalación de la nueva planta flotante, cuyo estudio de impacto ambiental se desconoce, a pesar de que fue requerido a dicho Ministerio, sin que se haya tenido respuesta todavía.

De igual forma, en fecha 8 de abril de 2021 fue realizado un Acto de Oposición de Concesión para la Explotación y una advertencia de Ejercicio de Acciones, dirigida a la Superintendencia de Electricidad; así como una Notificación de Revocación de Licencia Ambiental, dirigida a la Superintendencia de Electricidad, Comisión Nacional de Energía y Consejo Unificado de las EDES en fecha 16 de abril de 2021.

Agrega que en fecha 27 de abril fue depositada una acción de Amparo Preventivo que ponía en causa a la Superintendencia de Electricidad, a la Comisión Nacional de Energía, al Ministerio de Medio Ambiente y a la empresa Seaboard.

La secuencia de hitos jurídicos permite demostrar que el INSAPROMA ha agotado todas las vías de derecho para garantizar el complimiento de la normativa ambiental y proteger el derecho a la salud y al bienestar que le asisten a los ciudadanos de Santo Domingo y el país.

“Ante las acciones realizadas, y ante las movilizaciones y protestas ciudadanas y las voces de autoridades científicas, personalidades del mundo político, empresarial y medios de comunicación que se han sumado a los reclamos contra la planta, la barcaza ya está en el río Ozama”, expresan.

Los abogados ambientalistas califican la acción como un desafío al ordenamiento jurídico dominicano y a su institucionalidad; y una burla de parte de quienes entienden que los recursos jurídicos no cuentan ni valen, y que lo único que importa es el hecho consumado, sobre la base de aquel principio jurídico de la impunidad vigente, que indica que, después que el palo está dado, ni Dios lo quita.

INSPAPROMA reiteró su rechazo a la operación en el río Ozama de la barcaza de generación eléctrica actual y de la nueva planta, y repudia que la misma se constituya en un parque energético a pocos metros de la ciudad primada de América, algo que ha impactado por más de 30 años a los moradores de los barrios de Santa Bárbara, Calero, Los Guandules, Las Cañitas y La Nueva Barquita, entre otros.

Señalan que el Ministerio de Medioambiente ha sido el principal responsable de que esas barcazas contaminantes hoy estén el río Ozama, pues ha sido esa institución la que en marzo del 2017 extendió su permanencia en ese lugar, contradiciendo los decretos presidenciales No. 296-99 y No. 260-14 que ordenan su saneamiento; la que en marzo de 2020 extendió de nuevo la renovación, esta vez por cinco años, y añadió subrepticiamente una nueva planta en la renovación del permiso de la vieja; la que en fecha 30 de marzo en palabras de su actual ministro, dijo que estaría pronunciándose al respecto, declaraciones que reiteró cinco días después, en fecha 5 de abril, sin que hasta la fecha se haya pronunciado.

Dicen los ecologistas que gracias a la complicidad pasada y al silencio presente del Ministerio de Medioambiente, hoy el río Ozama puede mostrar, para deleite de todos los turistas que nos visitan y los tres millones de personas que viven a ambos lados de sus orillas, una nueva planta eléctrica, como el más hermoso detalle ambiental posible.

Aclaran que no se oponen a la inversión extranjera, y que reconocen que es necesaria para el desarrollo del país, pero vuelve y hace la misma pregunta: ¿es necesario tener esa planta en ese río?, ¿no debe el Estado brindarles facilidades a sus propietarios para que la misma pueda operar en otra zona y continúen brindando sus servicios y realizando sus negocios?, ¿o es que para que unos pocos puedan hacer un gran negocio es necesario que otros muchos se perjudiquen?

INSAPROMA reafirmó su compromiso con la legalidad, y en la legalidad seguirá recurriendo a través de las vías que el debido proceso pone a disposición de quienes sienten que el medio ambiente ha sido pisoteado en los últimos 30 años, y en esa legalidad continuará reclamando el cumplimiento de la ley y el respeto al derecho a un medioambiente limpio.