Logo Proceso.com.do
Domingo, 17 de Octubre, 2021

Síndrome Post Covid o Covid Largo

Mientras que los síntomas COVID-19 se desploman en la mayoría de pacientes después de un par de semanas, hay un grupo de personas  que sufren los efectos a largo plazo de la infección. Esta condición nuevamente emergente ha sido COVID largo y describe a la gente que experimenta los síntomas prolongados por 4 semanas o más.

Este síndrome post covid o covid largo, es una enfermedad que preocupa profundamente a la “OMS”, declaró María Van Kerkhove, responsable técnica de la lucha contra el COVID-19 en la organización.El afectar alrededor uno en cinco la gente que prueba el positivo para COVID-19, las implicaciones y las consecuencias del Síndrome presenta una preocupación global cada vez mayor de la salud.

La OMS se está “asegurando de que somos conscientes de esto, porque esto es real”.

“No sabemos cuánto duran esos efectos y estamos incluso trabajando para entender y describir lo que es este síndrome post covid”, señaló Van Kerkhove.

Poco se sabe sobre por qué a algunas personas, tras superar la fase aguda de la enfermedad, les cuesta recuperarse y siguen padeciendo síntomas, como dificultades para respirar, cansancio extremo y alteraciones cardíacas y neurológicas.

Según Janet Díaz, jefa del equipo de respuesta clínica al COVID-19 de la agencia de la ONU, se han registrado más de 200 síntomas incluyendo dolor en el pecho, hormigueos, erupciones y caída del pelo.

Una  proporción de la gente, aproximadamente 20% de los infectados, continúa sufriendo con los síntomas por semanas o los meses de post-infección.

En el Reino Unido, la universidad real internistas (RCGP) y el instituto nacional para el uso (AGRADABLE) de la excelencia de la salud y del cuidado las definiciones clínicas siguientes de distinguir la infección y la enfermedad iniciales en diversos puntos del tiempo:

COVID-19 agudo: Síntomas que duran hasta 4 semanas.

COVID-19 sintomático en curso: Síntomas que duran entre 4 y 12 semanas.

Síndrome Post-COVID-19: Síntomas que se convierten durante o después de la infección SARS-CoV-2 que pasado durante 12 semanas y no son explicados por una diagnosis alternativa.

Aunque experimentar los síntomas por más largo de 4 semanas parezca sólo afectar a cerca de un quinto de los que desarrollen COVID-19, dado el número escarpado de infecciones totales, COVID largo tendrá un efecto profundo sobre individuos y sistemas sanitarios.

En agosto de 2020, la asociación médica británica publicó un comunicado de prensa para llamar la atención a la incidencia de COVID largo y de contar el riesgo a largo plazo que SARS-CoV-2 presenta al Servicio Nacional de Salud, al Estado mayor de la atención sanitaria y a los pacientes. Otras instituciones de salud tales como la Organización Mundial de la Salud y el centro para el control de enfermedades y la prevención (CDC) también han traído la atención a los efectos a largo plazo de COVID-19. Los signos y síntomas comunes que persisten con el tiempo incluyen: Fatiga, Falta de aire o dificultad para respirar, Tos, Dolor articular, Dolor en el pecho, Problemas de memoria de concentración o para dormir. Dolor muscular o de cabeza, Latidos rápidos o palpitaciones, Pérdida del olfato o del gusto, Depresión o ansiedad, Fiebre, Mareos al ponerte de pie, Empeoramiento de los síntomas después de hacer actividades físicas o mentales.

Un estudio italiano que siguió a internos COVID-19 ocho semanas que seguían licenciamiento, encontró que el 87% denunciaron persistencia por lo menos de un síntoma, lo más común posible disnea o fatiga. Aunque la COVID-19 se considere una enfermedad que afecta principalmente a los pulmones, también puede dañar muchos otros órganos. Este daño a los órganos puede aumentar el riesgo de problemas de salud a largo plazo.

Otro órgano que puede verse afectado por la COVID-19 es el Corazón. Esto puede aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca u otras complicaciones. El tipo de neumonía que suele asociarse a la COVID-19 puede causar daño duradero a los diminutos sacos de aire (alvéolos) de los pulmones.

El tejido cicatricial resultante puede llevar a problemas respiratorios a largo plazo. Incluso en personas jóvenes, la COVID-19 puede causar accidentes cerebrovasculares, convulsiones y el síndrome de Guillain-Barré, una afección que causa parálisis temporaria.

La COVID-19 también puede aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson y la del alzhéimer. Algunos adultos y niños presentan un síndrome inflamatorio multisistémico después de haber tenido COVID-19; En esta afección, algunos órganos y tejidos se inflaman gravemente.

Subscribete a nustro canal de YouTube