Logo Proceso.com.do
Domingo, 17 de Octubre, 2021

LA NUTRICIÓN CELULAR

Es un conjunto de procesos mediante los cuales las células obtienen la materia y la energía necesarias para realizar sus funciones vitales.

En el ser humano la nutrición es heterótrofa, lo que significa que las células se nutren de materia orgánica ya formada, al contrario de la nutrición autótrofa, característica de las plantas, que utilizan material inorgánico como sales minerales. En la nutrición heterótrofa las células son capaces de producir su propia energía, pero hay más crean otras sustancias orgánicas complejas, como las proteínas que nos permiten crecer, restaurar estructuras y tejidos dañados.

Todo comienza cuando ingerimos alimentos, a partir de ahí se suceden una serie de eventos en nuestro organismo que llevan  a la nutrición celular.

La digestión, en sus diferentes fases, descompone los alimentos ingeridos en unidades más simples que pueden ser utilizadas por las células, como la glucosa o los aminoácidos. Estas moléculas son llevadas por la sangre hasta los diferentes grupos celulares, en un proceso dirigido por el sistema nervioso. De la sangre pasa al líquido intercelular, donde quedan a disposición de las células. A partir de ahí se pueden identificar varias fases de la nutrición celular (Incorporación de sustancias: Digestión de sustancias,  Metabolismo ‘Catabolismo,  Anabolismo y  Eliminación de residuos).

Las partículas sólidas que han ingresado en la célula por endocitosis están formadas por moléculas cuyos átomos están unidos entre sí por enlaces químicos. Las moléculas y los átomos constituyen la materia en enlaces químicos. En estos queda retenida la energía.

Para que la materia y la energía puedan ser aprovechadas por las células, es necesario que estas rompan las moléculas de menor tamaño. Este proceso se llama digestión, y se produce por acción de las enzimas contenidas en los lisosomas.

Las partes útiles de la partícula pasan al citoplasma y se incorporan a él. Las partes que no son útiles son eliminadas fuera de las células.

Las sustancias asimiladas tienen distintos fines: la materia se usa para elaborar otras moléculas, para reponer partes destruidas de la estructura celular y para liberar energía; este último proceso se denomina respiración celular. Llegas al medio externo (procedentes de los alimentos) moléculas de ácidos grasosglucosa y aminoácidos, con altos niveles de energía química. La misma solo puede ser aprovechada por la célula simplificando las cadenas de carbono mediante la descarboxilación. Si libera toda la energía acumulada se denomina respiración aeróbica, y si es parcial, fermentación. En el citosol tiene lugar la glucólisis. Cada molécula de glucosa se transforma en dos moléculas de ácido pirúvico, liberando una pequeña cantidad  de ATP. La nutrición celular es el proceso a través del cual se le brinda energía y materia prima a cada célula del cuerpo; es, por consiguiente, lo que permite que nuestros cuerpos gocen de salud, sean perfectamente funcionales y se puedan adaptar.

La nutrición celular desempeña un papel protagónico en el desarrollo de todos los humanos. Dependiendo del momento de la vida en el que nos encontremos, nuestro cuerpo necesita en mayor o menor medida de ciertos macronutrientes y micronutrientes específicos.

Durante los primeros 3 meses de embarazo, por ejemplo, la presencia de ácido fólico es fundamental. Se ha comprobado que su ausencia aumenta considerablemente el riesgo

De que se generen malformaciones en el cerebro y la médula espinal de los fetos. Cosas semejantes pueden decirse sobre la ausencia de otros minerales

Desde hace unos años, y principalmente en Inglaterra, Alemania y Estados Unidos, ha surgido un nuevo concepto de nutrición que abarca no solo la dieta sino también los suplementos nutricionales, que se consideran necesarios para un alto porcentaje de la población.

Este nuevo concepto de nutrición se denomina nutrición orto molecular. La nutrición orto molecular tiene en cuenta que todos los tejidos tienen una estructura que depende de la cooperación entre los distintos tipos de células, y por tanto es fundamental para la salud de los tejidos y de los órganos que las células estén sanas.

La nutrición orto molecular analiza el comportamiento celular, la manera en la que la célula absorbe los nutrientes y cómo los utiliza para determinar qué tipo de dieta es la más indicada para el mantenimiento de la salud celular y la prevención de la enfermedad

Por supuesto, las células del organismo necesitan los mismos nutrientes que hasta ahora se han considerado esenciales, lo que diferencia a la nutrición orto molecular es que defiende el equilibrio entre nutrientes como algo fundamental para el correcto funcionamiento celular.

Es decir, que no solamente es necesario que la dieta no sea deficiente en ningún nutriente, sino también que no contenga sustancias en exceso que pueden desequilibrar el comportamiento celular dañando su capacidad para absorber y utilizar estos nutrientes esenciales.

Nutrición Celular Ideal: Poco sodio. Para ello debemos reducir la sal, reducir los productos lácteos, eliminar los productos envasados y procesados y los embutidos. Mucho potasio, suficiente magnesio y calcio, ni poco ni demasiados micro minerales, suficientes vitaminas. Para ello debemos incrementar el consumo de verduras, cereales integrales, suficientes tubérculos, frutas, legumbres, frutos secos, semillas.

ALEJARNOS DE: Aditivos alimentarios: aditivos sintéticos: (tartrazine, nitrato de sodio). Aditivos naturales usados fuera de contexto (monóxido glutamato, ácido glutámico). Medicinas y drogas sintéticas, Pesticidas, Inhalación de químicos procedentes de pinturas, barnices o desinfectantes. Evitar el consumo de tabaco

Aumente la energía vital ya sea con terapias energéticas o remineralizando el organismo. Evitando la entrada de toxinas externas en el organismo, consumiendo alimentos naturales y no procesados y a ser posible de origen biológico y usando terapias naturales en lugar de medicinas sintéticas. Mejorando la función intestinal con el uso de prebióticos y reduciendo el consumo de alimentos de origen animal. Usando terapias naturales que faciliten la eliminación de las toxinas al exterior de la célula primero y luego al exterior del organismo.

CONSUMIR: Mijo, arroz integral, avena, melón, grosellas, moras, plátanos, nueces de Brasil, piñones, almendras, semillas de calabaza, sésamo y girasol, judías aduki, habas de soja, garbanzos, judías blancas, calabacines, calabaza, judías verdes, pepinos, acelgas, repollo, espinacas, perejil. Incrementar el consumo de alimentos ricos en antioxidantes. Debemos evitar el consumo de azúcares simples y carbohidratos refinados.

Subscribete a nustro canal de YouTube