Logo Proceso.com.do
Miércoles, 26 de Enero, 2022

Economía RD tuvo un 2021 de crecimiento con inflación, coronado con alza en tasa de interés de política monetaria

SANTO DOMINGO, RD.- La economía dominicana inicia el 2022 impactada por la más reciente decisión del Banco Central que incrementó en 100 puntos básicos la tasa de interés de política monetaria, con el argumento  de contrarrestar la inflación, debido a la tendencia alcista de precios de insumos, bienes intermedios y terminados a escala mundial.

Tras un 2021 de relativa estabilidad y crecimiento económico, la medida se sentirá casi en lo inmediato en los nuevos préstamos que asuman los clientes del sistema financiero.

Con otro año sobreviviendo a los efectos negativos de la pandemia del coronavirus, aunque con menos restricciones que en el 2020, la economía dominicana rebotó de una caída del 6.7% de su Producto Interno Bruto durante el año pasado para cerrar el 2021 con un crecimiento alrededor del 12% del PIB, en comparación con el pre-pandémico 2019, y una tasa de inflación cercana al 8%.

República Dominicana comenzó el 2021 con una deuda externa en 44 mil 684 millones de dólares; y finalizando el año se proyectaba un cierre de la deuda pública consolidada por encima de los 60 mil 500 millones de dólares, con el gobierno embarcado en un peligroso festival de préstamos internacionales para hacer frente a las urgencias impuestas por la pandemia.

Ya para mediados de enero el país colocaba 2 mil 500 millones en bonos soberanos, como parte del financiamiento del presupuesto del 2021, mientras constructores y promotores de viviendas denunciaban fuertes alzas en los precios de los materiales de construcción.

Para febrero los aumentos en los precios ya también alcanzaban los productos de la canasta básica, poniendo en peligro la seguridad alimentaria de los sectores de menos ingresos.

En marzo, cuando el país cumplía su primer año en estado de emergencia, el Ministerio de Economía reportaba que la crisis llevó a la pobreza más de 268 mil dominicanos en doce meses, pero el Banco Central daba señales de esperanza, anunciando que, por primera vez tras el inicio de la pandemia, la economía presentaba cifras positivas con un crecimiento del 1.1% en febrero, rebotando de una caída del 1.8% en el mes anterior.

A pesar de los altos precios de los materiales, la construcción y las zonas francas impulsaban la reactivación económica en el primer trimestre del año; y para demostrar que la confianza en el país no se había perdido, las empresas Isla Dominicana de Petróleo y Sol Investments se unen para crear la mayor red de distribución de combustibles con más de 240 estaciones en territorio dominicano.

Cuando las alzas en los precios de los alimentos, materiales de construcción y otras mercancías comenzaban a provocar descontento en la población, el presidente Abinader prohíbe por decreto las celebraciones estatales, viajes no esenciales y adquisición de vehículos.

El Gobierno anuncia otras medidas para bajar los precios de los alimentos y los materiales de construcción, pero al paso de los días todo sigue igual, incluso algunos subiendo.

Al concluir el primer semestre del año, el Fondo Monetario Internacional pasó revista a la economía del país y recomienda otra vez reformas estructurales y modificación del código laboral para flexibilizar el mercado de trabajo.

El comité nacional de salarios anunció alza de un 24% en los sueldos mínimos del sector privado, y tras la efervescencia inicial que produjo la noticia, asumida por el gobierno como un logro propio, varios economistas dicen que con la previa reclasificación de las empresas el aumento no pasó del once por ciento.

Para finales de julio y como si no fuera suficiente con la pandemia del Covid-19, el Departamento De Agricultura de Estados Unidos confirmó la presencia en territorio dominicano de la fiebre porcina africana, lo que habían negado en más de una ocasión los técnicos del gobierno

Con el grupo Rizek como intermediario honorifico, el Ministerio de Hacienda informa en agosto que RD readquiere por 88 millones de dólares el 49% de las acciones de Refidomsa, en poder de PDVSA de Venezuela, desde los tiempos en que fue presidente el comandante Hugo Chávez.

Para octubre el país era todo un alboroto con rumores de reforma tributaria, pero el Presidente Abinader se dirige a la nación y anuncia que no habrá reforma fiscal porque los dominicanos ya no soportan más impuestos.

A pesar de que el turismo había cerrado el 2020 con una caída del 62.7%, en noviembre los hoteleros y centrales obreras acuerdan un alza salarial del 20% para los trabajadores del sector, un fiel reflejo de su pronta recuperación.

Con la construcción, el turismo y las zonas francas como principales soportes de la recuperación económica del país, el Banco Central sube de 3 a 3.50% anual la tasa de interés de política monetaria, lo que atribuye a presiones inflacionarias externas, pero además dejando establecido que el retorno a la normalidad se acerca.

Ya finalizando el 2021, el sector de la energía desata los demonios de la inconformidad, anunciando un alza en el costo de la factura eléctrica, lo que atribuye a la firma del pacto eléctrico que se produjo a principios de año, con 14 puntos aún pendientes de consenso, y en debate el corrientazo que representa pasar las edes al sector privado.

Con un 2021 que tuvo algunas peculiaridades, como la escasez de cervezas por falta de botellas, los ganaderos regalando y votando leche para no venderla barata a quienes la procesan y venden cara, el 2022 llegó con varios puntos pendientes.

Para este año se quedó la reforma de la seguridad social y el código laboral, a pesar del acuerdo firmado por el Gobierno, sindicatos y empresarios para tales fines.

A igual que en años anteriores, en el 2022 seguirán siento temas de debate la evasión del pago del itebis y el impuesto sobre la renta, mientras el país se prepara para recibir los efectos del incremento en la tasa de interés de política monetaria.

Subscribete a nustro canal de YouTube