Logo Proceso.com.do
Jueves, 19 de Mayo, 2022

Los fanáticos del Paris Saint-Germain piden cambios luego de la victoria del domingo

Paris Saint-Germain se impuso 3-0 al Girondins de Burdeos y amplió su ventaja a 15 puntos como líder de la Ligue 1 de Francia, pero el fracaso en la Champions League fue duramente castigado por la afición este domingo en el Parque de los Príncipes, donde los jugadores, principalmente Lionel Messi y Neymar, fueron abucheados por los asistentes.

Kylian Mbappé, que se salvó de los abucheos de la afición, Neymar y Leandro Paredes marcaron los goles para poner al PSG con 65 puntos en 28 partidos, cuatro días después de ser eliminado en la justa continental por Real Madrid en ronda de Octavos de Final. 

Los jugadores del PSG fueron recibidos con frialdad por la multitud, con Neymar fuertemente abucheado por los hinchas denominados “ultra” del equipo parisino, quienes pidieron la renuncia del presidente del club, Nasser Al Khelaifi, y del director deportivo Leonardo.

“Entendemos su decepción y su enojo, pero tenemos que avanzar para levantar la cabeza y ganar el título de la Ligue 1″, dijo el central del PSG, Presnel Kimpembe. “Todos tenemos la culpa, somos un equipo. Es hora de demostrar que tenemos carácter y mantenernos unidos”.

Keylor Navas volvió a ser titular en la portería del PSG después de que un error garrafal de Gianluigi Donnarumma les costara el primer gol ante Real Madrid; mientras, Marco Verratti no jugó al estar suspendido.

Solo Mbappé, autor de los dos goles en la derrota global por 3-2 ante Real Madrid, fue ovacionado por la afición, sobre todo cuando abrió el marcador a los 24 minutos. La figura gala remató desde corta distancia tras un pase de Georginio Wijnaldum.

Messi también fue abucheado por la multitud durante la presentación de la alineación y durante el encuentro, cada vez que tocó el balón.

Neymar aumentó la ventaja al minuto 52, tras aprovechar un pase de Achraf Hakimi, después de que el marroquí fuera habilitado por Lionel Messi,  pero ni así se se salvó de los pitidos.

El gol fue recibido con una mezcla de silbidos y aplausos; sin embargo, la multitud celebró cómo es debido cuando Paredes marcó el tercer tanto, tras rematar de zurda casi desde el punto penal.Burdeos se acercó un paso más al descenso por primera vez desde 1991.

Subscribete a nustro canal de YouTube