Logo Proceso.com.do
Miércoles, 5 de Octubre, 2022

La Justicia peruana ordenó el arresto de la cuñada del presidente Pedro Castillo por delitos de tráfico de influencias

La justicia peruana ordenó este martes la detención por 10 días de la cuñada del presidente Pedro Castillo, Yenifer Paredes, luego de que la fiscalía abriera una investigación en su contra por, presuntamente, integrar una red criminal en la que habría participado como intermediaria.

Un equipo especial de fiscales contra la corrupción, acompañado por efectivos policiales, llegó al Palacio de Gobierno alrededor de las 17:00 hora local para detener a Paredes, pero la ahora acusada por tráfico de influencias se dio a la fuga.

La medida de detención fue aprobada el pasado 5 de agosto y fue ejecutada este martes en varios operativos a cargo del fiscal Hans Aguirre, que se saldaron con la captura de dos empresarios y un alcalde de la región de Cajamarca, todos implicados en la red de corrupción.

La hermana de la primera dama peruana está siendo investigada después de que se difundiera un vídeo en el que se la observa hablando con personas de una comunidad del distrito de Chota, en Cajamarca, para informarles que necesitaba censarlas para construir una obra de saneamiento, pese a no ocupar ningún cargo en el Ejecutivo.

En las imágenes, Paredes aparece junto al representante legal de la empresa JJM Espino Ingeniería & Construcción S.A.C, Hugo Espino, que en septiembre de 2021 ganó una licitación con el Estado por casi un millón de dólares.

La cuñada del mandatario Pedro Castillo también fue citada recientemente ante la Comisión de Fiscalización del Congreso, donde negó haber tenido injerencia en los contratos que Espino ganó con el Gobierno, aunque reconoció que sí trabajó para su compañía. Detalló que conocía al empresario desde 2019 y que empezó a trabajar para él en agosto de 2021, motivo por el cual Espino visitaba el Palacio de Gobierno.

Este martes también fue detenido el alcalde de la localidad de Anguía, en Chota, José Nenil Medina Guerrero por los presuntos delitos de lavado de activos y organización criminal. Actualmente se encuentra recluido en la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad.

La fiscalía peruana investiga al mandatario de izquierda por presuntos delitos de tráfico de influencias, organización criminal y colusión agravada por causas que involucran a su entorno político y familiar.

“No soy parte y no formo parte de ninguna red criminal”, aseguró Pedro Castillo a su salida de los tribunales. “Voy a demostrar donde sea mi inocencia. A nadie he robado, a nadie he matado”, enfatizó y calificó de “casos mediáticos” las acusaciones en su contra.

Hasta última hora, el abogado del presidente, Benji Espinoza, había dicho que su cliente no atendería la convocatoria de la Fiscalía, por lo que algunos penalistas y constitucionalistas hablaban ya de la posibilidad de que un juez suspendiera al mandatario en sus funciones.

Subscribete a nustro canal de YouTube