Logo Proceso.com.do
Sábado, 4 de Febrero, 2023

Castro Marte cuestiona criterio para ascensos; dice uniformados que cometen crímenes tienen como única autoridad la inmunidad

El obispo de la Diócesis de La Altagracia considera penoso que “en una llamada sociedad civilizada” no se respeta la vida.

República Dominicana.-El obispo de la Diócesis de La Altagracia, monseñor Jesús Castro Marte, calificó de cruel y penoso que en una sociedad civilizada no se respeta la vida.

El ex rector de la Universidad Católica de Santo Domingo se refiere a los casos que recientemente han consternado a la sociedad, de manera específica la muerte del comunicador Manuel Duncan, a manos del expresidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas, vicealmirante retirado Félix Alburquerque Compres.

El prelado cuestionó que los ascensos en las filas policiales y militares no sean por méritos personales y hoja de vida.

“Hasta que en el país el criterio de ascenso de militares y policías no sea por sus méritos personales y por su hoja de vida pulcra, seguiremos siendo víctimas de estas calamidades y atrocidades, ocasionadas por uniformados cuya única autoridad es la inmunidad”.

A través de su cuenta de Twitter, Castro Marte también criticó el uso de armas ilegales en hechos violentos.

El Ministerio Público establece en el expediente de solicitud de medida de coerción que el arma utilizada por Alburquerque Compres para matar al comunicador, era ilegal, además de que trató de destruirla y desaparecerla.

 “El uso de armas ilegales para realizar malas acciones como han indicado los medios de comunicaciones en el caso del periodista Duncan, que fue asesinado cruelmente, eso es triste y penoso en una llamada sociedad civilizada que no se respeta la vida”.

El Ministerio Público tipifica de homicidio voluntario el hecho,  en violación a los artículos 295 y 304 del Código Penal.

La acusación del Ministerio Público explica que  después de una pelea  en las que ambos se agredieron mutuamente, Duncan y Alburquerque, fueron separados por las personas que estaban en el lugar. Luego,  Alburquerque se dirigió a su vehículo a buscar un arma con la que persiguió a  Duncan, impactado con un tiro en el pecho cuando intentó írsele encima al ex vicealmirante, que le dispara por segunda vez, cuando ya había caído.

Subscribete a nustro canal de YouTube