Logo Proceso.com.do
Jueves, 1 de Diciembre, 2022

El presidente de Estados Unidos Joe Biden recibió en la Casa Blanca a los Bravos de Atlanta

WASHINGTON – El presidente Joe Biden recibió el  lunes en la Casa Blanca a los  Bravos  de Atlanta, actuales campeones de la Serie Mundial del Béisbol de las Grandes Ligas.

Biden calificó la campaña de los Bravos como una "alegre e imparable". El equipo visitó la Casa Blanca cuando falta poco más de una semana para que termine la temporada regular de 2022 e inicien nuevamente los playoffs de las Grandes Ligas.

 Los Bravos están a 1.5 juegos de los Mets de Nueva York en la División Este de la Liga Nacional, pero se aseguraron un puesto comodín para los playoffs de la MLB que comienzan el 7 de octubre.

 El director ejecutivo, Terry McGuirk, expresó que esperaba que regresaran pronto a la Casa Blanca.

En agosto de 2021, los Bravos eran un desastre, jugando apenas en .500. Pero luego empezaron a ganar. Y siguieron así, ganando la Serie Mundial en seis juegos sobre los  Astros de Houton.

"Este equipo literalmente ha sido parte de la historia estadounidense durante más de 150 años", sostuvo Biden. "Pero nada de eso fue fácil… la gente te descarta. 'Diablos', sé algo sobre ser descartado", agregó.

Los jugadores se alinearon en las gradas detrás de Biden, sonriendo y saludando, pero el pelotero más comentado fue uno que no ha estado en el equipo en casi 50 años y que murió el año pasado: el integrante del Salón de la Fama, Hank Aaron.

Hammerin' Hank fue el rey de los jonrones durante 33 años, destronando a Babe Ruth el 8 de abril de 1974. Fue uno de los jugadores más famosos de Atlanta y de la historia del béisbol. Murió en enero a los 86 años.

"Este equipo se define por el coraje de Hank Aaron", dijo Biden.McGuirk destacó que Aaron, quien ocupaba puestos de dirección en el equipo y era uno de los pocos ejecutivos afroamericanos de Major League Baseball, los estaba cuidando.

El presidente a menudo honra a los campeones de las ligas mayores y algunos deportes colegiales con una ceremonia en la Casa Blanca, típicamente un evento no partidista en el que el comandante en jefe rinde homenaje a la destreza de los campeones, posa para fotos y se va con una camiseta del equipo.

Esas visitas estuvieron muy inestables en la administración anterior. Muchos atletas discreparon con las políticas y la retórica del presidente Donald Trump sobre vigilancia, inmigración y más. Trump, por su parte, no tomó amablemente las críticas de los atletas o sus expresiones de opiniones políticas en el campo.

Con Biden, la tradición parece haber vuelto. Ha recibido al campeón de la NBA, Milwaukee Bucks, y al campeón del Super Bowl ,Tampa Bay Buccaneers, en la Casa Blanca. El lunes bromeó sobre las lealtades de Filadelfia de la primera dama Jill Biden.

Subscribete a nustro canal de YouTube