Logo Proceso.com.do
Viernes, 9 de Diciembre, 2022

La lenta agonía del Haití de Ariel Henry en medio de desfiles pandilleros, manifestaciones, saqueos y riesgo de masacre

Haití.- Si el gobierno de Ariel Henry pregona que "en general todo está bajo control", el líder del G-9, Jimmy Chérizier, llamó el miércoles al primer ministro Ariel a huir, como lo había hecho Ashraf Ghani, frente a los talibanes, en Afganistán, para evitar un baño de sangre en Haití.

En Gonaïves, un ex líder rebelde de 2004, Ti Will, tomó las riendas al frente de una manifestación que reunió el miércoles a miles de participantes.

En Cabo Haitiano, ante el llamado del líder del partido político Pitit Dessalines, miles de personas salieron a las calles y el único supermercado de la segunda ciudad del país fue saqueado.

En Port-au-Prince y Carrefour, las manifestaciones que pedían la salida del jefe de gobierno tuvieron lugar en el contexto de un empeoramiento de la escasez de gasolina que agrava la crisis humanitaria.

Jimmy Chérizier, líder del G-9, un grupo de pandillas que opera en Port-au-Prince, la capital de Haití, llamó al primer ministro Ariel Henry a huir, a renunciar para evitar un baño de sangre. “Quiero que el primer ministro Ariel Henry entre en razón y haga como el presidente de Afganistán que huyó para evitar un baño de sangre. Espero que el primer ministro Ariel Henry deje el poder y renuncie lo antes posible”, dijo Jimmy Chérizier en un video, el miércoles 28 de septiembre de 2022.

Más de quince días después de que dejara inaccesible la terminal petrolera de Varreux y agravara la escasez de combustible que provocó el cierre de polígonos industriales y negocios e impactó severamente en el funcionamiento de hospitales y servicios esenciales, el jefe del G-9 ha anunciado que él y su los hombres no tienen nada que perder.

“No tenemos terminal en Varreux, ni Shodecosa, ni APN, ni aduana, ni Parlamento. Significa que no tenemos nada que perder. No tenemos bancos, ni supermercados”, agregó, lanzando una advertencia. « Nous demandons au peuple haïtien, à partir de lundi, d’éviter de sortir dans les rues sans réel besoin », a dit Jimmy Chérizier, qui a souligné qu’il ne mène pas une bataille contre les personnes de sa classe sociale, contre la clase media.

“Tampoco tenemos problema con la burguesía porque no hay país que pueda desarrollarse sin la burguesía”, dijo Jimmy Chérizier, cuya advertencia va desde el 3 de octubre, fecha de la reapertura de clases anunciada por el gobierno de Henry.

Si en Occidente Jimmy Chérizier mantiene sus posiciones, bloquea la terminal petrolera más importante, pide que Port-au-Prince se quede con su ropa de pueblo fantasma, en Gonaïves, en Artibonite -el segundo departamento más poblado de 'Haití-, Wilfort Ferdinand , conocido como Ti Will, un exjefe militar que tomó las armas en 2004 contra el expresidente Jean Bertrand Aristide, fue visto a la cabeza de una multitud hostil al primer ministro Henry.

En Cap-Haitien, miles de personas se manifestaron para exigir la salida del Sr. Henry. "Kisa Ariel te ye pou nou pa voye l ale", coreaba el público al ritmo de los tambores. También hubo una manifestación en la capital donde el tercer día de huelga de los sindicatos del transporte público ha paralizado severamente las actividades.

En la madrugada, cuando la información comenzó a circular, los supermercados abiertos fueron asaltados por clientes que, en algunos casos, se encontraron frente a los estantes vacíos.

"Los contenedores de productos alimenticios están bloqueados en la aduana por la acción de las pandillas", confió un empleado de un supermercado en Pétion-Ville, una ciudad donde los habitantes de ciertas áreas residenciales, incluidos Frères, Pernier, tienen el miedo en el estómago.

“Sí, la pandilla Vitelhomme derribó el muro que impedía el acceso a Bellevue, dejando Torcel”, dijo un vecino de Vivy Mitchell. “Mi vida y la de mi familia están en manos de Dios”, dijo al diario un profesional cuarentón, casado, padre de dos hijos pequeños, entrevistado la mañana del miércoles, menos de veinticuatro horas después de un mensaje desde EE.UU. Embajada declarando que "los ciudadanos estadounidenses deben considerar cuidadosamente los riesgos de viajar (o permanecer) en Haití, dado el deterioro de la seguridad y los desafíos de infraestructura". 

“La inseguridad continua y la creciente escasez de combustible dificultan que los ciudadanos estadounidenses encuentren transporte hacia y desde la embajada y los aeropuertos de todo el país. El gobierno de los EE. UU. tiene una capacidad extremadamente limitada para brindar servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses en Haití, y no puede proporcionar servicios de transporte o transporte”, decía el mensaje, fechado el 27 de septiembre de 2022.

La Embajada de EE. UU. en Port-au-Prince recuerda a los ciudadanos de EE. UU. que Haití tiene el nivel más alto de advertencia de viaje (Nivel 4: NO VIAJE) por secuestros, delitos y disturbios civiles. La policía local generalmente carece de los recursos para responder de manera efectiva a las solicitudes de asistencia, decía el mensaje, y señala que "estos problemas pueden limitar el acceso a servicios esenciales en una emergencia, incluido el acceso a bancos, transferencias de dinero, atención médica urgente, Internet y telecomunicaciones, así como opciones de transporte público y privado. 

Este miércoles, Maarten Boute, de Digicel, mencionó la situación en un tuit. “Haití sigue paralizado esta mañana. Ya no hay combustible en ninguna parte, excepto los escasos galones que se venden a precios exorbitantes en el mercado negro. No hay tráfico, a excepción de motocicletas raras. Los hospitales están anunciando su cierre uno por uno. No hay agua potable en la mayoría de los barrios. #haiti”, describió.

En relación a la situación, Ashley Laraque, ex militar, integrante de un grupo de la sociedad sobre seguridad, observó la pasividad del gobierno ante las intrigas del señor Jimmy Chérizier.

 “Jimmy Chérizier es buscado por los tribunales, pero se toma el tiempo de advertir a las autoridades de sus intenciones de bloquear el acceso al mayor centro de almacenamiento de combustible. Lo consiguió a principios de año, lo volvió a hacer sin oposición y, lo más espectacular, contrató a operarios de maquinaria pesada, cavó una zanja, desasfaltó la carretera y confirmó la finalización de su obra con un profesional. demostración filmada y transmitida en redes sociales !!!! Laraque escribió. Ashley Laraque también señaló “que en ningún momento ha habido un intento de oponerse a estos proyectos y, ocho días después, el Ministro de Relaciones Exteriores, el generoso, perdón, Généus, declara directamente a la Asamblea General de la ONU que “la situación es bajo control";

Ashley Laraque compartió sus observaciones sobre Haití, 28 de septiembre de 2022: “Calles desiertas, necesidades urgentes de limpieza. LOS DELINCUENTES en modo chantaje destruyen todo a su paso.

 El GOBIERNO viajando o esperando el despido… sigue siendo sabio… El SECTOR EMPRESARIAL expresa su rabia y lucha por definir las reglas del compartir en su propio entorno…

   La POLICÍA NACIONAL está en reciclaje, incapaz de prevenir los deslices y el EJÉRCITO de HAITÍ en necesidad de solución de problemas…

 LA SOCIEDAD CIVIL espera un taponamiento y reparación del daño… y justifica su falta de coraje en la negativa a aceptar su destete…

 L’INTERNATIONAL AMI, frívola [A1] de las encuestas, confirma inequívocamente su gran capacidad para traducir en porcentajes los daños causados ​​por actos de saqueo 

 HAITI, en todo esto, que DESPERDICIO!!!!! “, escribió Ashley Laraque.

A última hora de la tarde, en el centro de Port-au-Prince, se escucharon disparos de armas automáticas y una columna de humo se elevó hacia el cielo. Casi una noticia en esta parte de la capital donde las atrocidades durante los enfrentamientos entre pandillas se han convertido en algo común.

Mientras la angustia conquista cada vez más los corazones de los haitianos que enfrentan una grave crisis humanitaria y de seguridad, el primer ministro Ariel Henry, sus ministros de Justicia, del Interior, su jefe de policía se han emparedado en la estupidez. La última medida o comprensión de la situación la dio el canciller Jean Victor Généus, para quien “en general, la situación está bajo control”.

Y el ministro hablaba en nombre del gobierno de Henry.

Subscribete a nustro canal de YouTube