Logo Proceso.com.do
Miércoles, 30 de Noviembre, 2022

Brasil: Lula gana a Bolsonaro, se van a segunda vuelta 30 octubre

El actual presidente y el ex mandatario pelean voto a voto. De confirmarse la sorpresiva tendencia habría ballotage el próximo 30 de octubre

En una reñida definición, el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, encabezaba el conteo de votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales y se impone por escaso margen al actual jefe de Estado, Jair Bolsonaro. De persistir esta tendencia, habrá ballotage el próximo 30 de octubre.

Tendencia que sorprendió a más de uno, ya que prácticamente todas las encuestas daban cuenta de una diferencia mucho más holgada en favor del líder del Partido de los Trabajadores (PT). Varias encuestadoras, incluso, arrojaban una contundente victoria en primera vuelta.

Como se esperaba, el resto de los candidatos se ubican muy lejos de los principales aspirantes. Simone Tebet, del Movimiento Democrático Brasileño, y Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista, apenas superan el 4 y 3%, respectivamente. Los otros siete, en tanto, no logran pasar el 1%.

Según las autoridades, la jornada culminó con tranquilidad y sin incidentes mayores. La información cobra dimensión si se tiene en cuenta que las elecciones de 2022 son las más polarizadas desde que Brasil recuperó la democracia en 1985. La campaña, de hecho, se ha caracterizado por un clima de crispación entre el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, el gran favorito en las encuestas de intención de voto, y el actual presidente, Jair Bolsonaro, quien busca la reelección.

La polarización entre los principales candidatos se extendió a sus seguidores, con algunos casos de ataques y muertes motivadas por discusiones políticas en los últimos días.

En esta jornada, que se inició a las 08.00 hora local (11.00 GMT) y terminó a las 17.00 (20.00 GMT), estaban convocados unos 156,4 millones de votantes para elegir al presidente, a los 27 gobernadores, a los 513 diputados, a un tercio del Senado y renovar a los representantes en las asambleas legislativas regionales.

Una vez que cerraron los colegios electorales en todo el país -a las 17 locales (20 GMT), el TSE comenzó a difundir los primeros boletines con resultados oficiales.

La última encuesta del Instituto Datafolha atribuye 36% de las intenciones de votos válidos a Bolsonaro frente a 50% para el ex presidente Lula (2003-2010), porcentaje mínimo para evitar un segundo turno el 30 de octubre.

“Unas elecciones limpias deben ser respetadas”, dijo el presidente brasileño en la jornada de este domingo tras votar en Rio de Janeiro, y deseó que “venza el mejor”. El ex capitán del ejército, no obstante, no respondió al ser consultado si iba a aceptar los resultados, que aguarda en la residencia presidencial de la Alvorada, en Brasilia.

Lula votó por su parte en Sao Bernardo do Campo, región de Sao Paulo donde se forjó como líder sindical en los años setenta, y dijo desear que Brasil “vuelva a la normalidad”. “Este país precisa recuperar el derecho de ser feliz”. “No queremos más odio”, agregó en alusión a la polarización de la sociedad que se ha acentuado bajo el gobierno Bolsonaro.

Bolsonaro, de 67 años, gobernó el mayor país de América Latina a golpe de crisis, especialmente con una fustigada gestión de la pandemia que dejó 686.000 muertos y un desafío constante a las instituciones democráticas. Mantiene un sólido apoyo entre el electorado evangélico, el agronegocio y los sectores más conservadores.

Lula, que presidió Brasil durante un periodo de fuerte crecimiento y dejó el poder con un envidiable índice de popularidad, vuelve al ruedo político con 76 años y sin poder sacudirse la mancha de la corrupción, aunque sus condenas en el escándalo “Lava Jato” fueron anuladas por motivos procesales.

Excarcelado en 2019 tras pasar 19 meses en prisión, cuenta con el respaldo de las clases populares, las mujeres y jóvenes y trata de seducir al mercado y sectores moderados. Su candidato a vicepresidente es el tecnócrata Geraldo Alckmin.

La segunda vuelta

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, de 76 años, se impuso en una disputada primera vuelta de las elecciones de Brasil, con 48,07 % de los votos con un escrutinio del 98,35 %, y se medirá en el balotaje el 30 de octubre con el mandatario, Jair Bolsonaro, que registró un 43,51 % de los sufragios, mucho más de lo que vaticinaban los sondeos. 

La senadora del centroderechista Movimiento Democrático Brasileño (MDB), Simone Tebet, dio otra sorpresa al quedar en tercera posición (4,19 %), tras superar al centroizquierdista y exministro de Lula, Ciro Gomes (3,05 %). Ambos serán decisivos en la segunda vuelta y este domingo sacaron menos puntos de lo esperado, en beneficio de los dos candidatos principales, lo que muestra la extrema polarización que vive Brasil y augura una muy reñida segunda vuelta.

Los otros siete candidatos sumaron, entre todos, poco más de un 1 % y la abstención alcanzó un 20 %. Lula consiguió su máximo apoyo en las regiones norte y noreste del país, mientras que Bolsonaro dominó en la región centroeste, sur y sureste. 

"Algunas semanas turbulentas esperan a Brasil antes de la segunda vuelta el 30 de octubre. No importa quién gane la presidencia, el bolsonarismo estará muy vivo en el Congreso y el Senado. Si Lula gana, es probable que enfrente una feroz resistencia", escribió en Twitter el analista político Oliver Stuenkel.

Brasileños votan en un colegio electoral en Sao Paulo, Brasil. 2 de octubre de 2022.TheNews2 / Legion-Media

Los brasileños también votaron para elegir a los 513 diputados, un tercio de los senadores, a los gobernadores, así como a cientos de diputados estatales y del Distrito Federal.

En los tres estados más poblados, Sao Paulo, Minas Gerais y Rio Janeiro, ganaron candidatos a gobernador aliados de Bolsonaro. En estos dos últimos estados, incluso en primera vuelta.

Bolsonaro, que ha sacado entre seis y siete puntos más de lo que apuntaban las encuestas y empezó liderando hasta que en el 70 % del escrutinio fue superado por Lula, tiene ahora el reto de revertir los resultados, algo que no ha pasado desde la redemocratización.

"La elección más importante"

"Esta es la elección más importante", dijo esta mañana el patriarca de la izquierda brasileña al depositar su voto en Sao Bernado do Campo, en Sao Paulo.

La victoria parcial de Lula en estos comicios sella su vuelta al ruedo político, tras el viacrucis que vivió cuando fue condenado por corrupción y encarcelado durante casi dos años, para después ser liberado en noviembre 2019 y recuperar sus derechos políticos.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) preparó entonces su sexta candidatura presidencial mientras la justicia le iba absolviendo en las casi 20 causas que tenía abiertas en su contra.

Lula, un orador reposado y carismático que goza de prestigio internacional, es una figura central de la política brasileña desde hace 40 años. Con una infancia marcada por el hambre, el líder de izquierda fue obrero, dirigente sindical y dos veces presidente (2003-2010), con un fuerte énfasis en los programas sociales.

"Hace cuatro años no pude votar porque había sido víctima de una mentira en este país. Estaba detenido en la Policía Federal exactamente el día de las elecciones. Intenté que la urna fuera a la celda para poder votar, no la llevaron. Y cuatro años después, estoy aquí, votando con el reconocimiento de mi total libertad y con la posibilidad de volver a ser presidente de la República de este país, para intentar que este país vuelva a la normalidad", aseguró tras votar este domingo.

Una eventual victoria de Lula en segunda vuelta consolidaría el giro progresista en América Latina.

"Largas colas e incidentes puntuales"

La jornada, en la que más de 156 millones de brasileños estaban llamados a votar, estuvo marcada por largas colas de espera y se registraron puntuales incidentes. El gran temor de estos comicios, considerados los más polarizados de la historia de Brasil, es que se produzcan disturbios tras los resultados, en vista de la agresiva campaña de descrédito al sistema de voto electrónico que promovió Bolsonaro. 

"Unas elecciones limpias deben ser respetadas", dijo esta mañana el ultraderechista, tras votar en Río de Janeiro con una camiseta amarilla de la selección brasileña. 

Los ataques por violencia política estos últimos meses –que se saldaron con al menos tres asesinatos– obligaron a los candidatos a llevar chaleco antibalas y al Tribunal Superior Electoral (TSE) a tomar medidas extremas, como prohibir el porte de armas un día antes y después de los comicios. 

No obstante, este domingo, el presidente del TSE, Alexandre de Moraes, dijo que proceso comicial se había desarrollado de forma "tranquila y armoniosa", tanto en Brasil como en el exterior, y que los incidentes que tuvieron lugar "están dentro de la normalidad".

"Nada distinto a otras elecciones. Hay muy pocos incidentes en comparación con lo que algunos pronosticaban", afirmó.

Subscribete a nustro canal de YouTube