República Dominicana.-Cuando los venezolanos inician la campaña electoral para las elecciones del 6 de diciembre próximo, se destapa un escándalo por narcotráfico, supuestamente protagonizado por Franki Flores y su primo Efraín Campos Flores, sobrinos de Cilia Flores y, uno de ellos ahijado de su esposo, el presidente Nicolás Maduro.

Miembros de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos –DEA-, conjuntamente con agentes policiales de la República Dominicana, decomisaron 80 kilos de cocaína en una lujosa mansión en La Romana, la que se dice es propiedad de Franki Flores, de 30 años, sobrino de Cilia Flores, primera dama de Venezuela.

Hay informaciones de que las fuerzas de seguridad habrían “agarrado” otros 53 kilos de cocaína y 10 de heroína en un barco fondeado en Casa de Campo, en La Romana.

Franki Flores y su primo Efraín Campos Flores, de 29 años, ahijado del presidente Maduro y también sobrino de la primera dama, permanecen encarcelados en Nueva York, tras la decisión de la Corte Federal del Distrito Sur. 

Los dos jóvenes están acusados de “conspirar” para llevar cocaína a Estados Unidos. La nueva audiencia se levará a cabo la semana próxima.

Este escándalo por narcotráfico se produce en el pleno inicio de  la campaña electoral considerada la más difícil en la historia de la revolución.

Voluntad Popular, el partido del preso político Leopoldo López, ha aprovechado la coyuntura para enviar un nuevo mensaje: “Hoy arranca el cambio, del narcoestado a la mejor Venezuela”.