Como graves y preocupantes, calificó este martes, Trajano Vidal Potentini, presidente de la Fundación Justicia y Transparencia (FJT), las  revelaciones del presidente de la Suprema Corte de Justicia (SCJ), Mariano German Mejía, dando cuentas de que la jueza Awilda Reyes Beltré, habría recibido dinero y órdenes superiores para favorecer acusados de sicariato y narcotráfico.

De acuerdo a lo expresado por Potentini dichas confesiones pueden ser consideradas como un hecho sin precedentes en los anales judiciales, con efectos demoledores para todo el sistema judicial.

Dijo que con ello primero, German se inhabilita para conocer como presidente del Consejo del Poder Judicial el juicio disciplinario en contra de la magistrada, segundo le viola su presunción de inocencia y tercero lo más perturbador aun es que todas las decisiones y casos fallados por Reyes Beltré, condenando, absolviendo, devolviendo bienes o variando medidas de coerción, tienen vocación de ser revisadas y anuladas, por la presunción de fraude y prevaricación en contra de la magistrada.

Potentini, entiende que con estas revelaciones, las que califica como un escándalo, el Poder Judicial toca fondo.

En ese sentido el presidente de Justicia y Transparencia, demanda que las investigaciones se lleven hasta las últimas consecuencias, desvelando todo el entramado, caiga quien caiga y sin importar jerarquía judicial, política  o empresarial de los posibles implicados.

Potentini, insiste en la realización de una gran cumbre, con el objeto de sociedad civil y políticos y clase gobernante aborden con determinación y responsabilidad el problema judicial, sacando sobre todo la política del control de la justicia, saneándola e independizándola, además de dotarla del presupuesto necesario para afrontar las grandes reformas.