"Las ideas no tienen nacionalidad": Kathleen Martínez, una arqueóloga que ha encontrado sus sueños

Participó en el programa Dialogo Urgente.

Cultura | 8:57 AM - 7 de  julio,  2017 |  La Redacción  

Tamaño Fuente

Entrevista Dialogo Urgente
Escucha la nota en audio

Santo Domingo- Luego de más de 15 años ejerciendo su profesión  como abogada y rodeada de personas que no creían en ella, ni antes ni después de llegar a Egipto, la arqueóloga dominicana, Kathleen Martínez  decide que las ideas no tienen nacionalidad y empieza la búsqueda de hacer realidad sus sueños.

Antes de salir hacía Egipto, gracias a sus estudios sobre la vida de Cleopatra, pensó que su cuerpo y el de Marco Antonio pudieran estar enterrados en un templo en las afueras de Alejandría.

“Eso no se le había ocurrido a nadie y de hecho cuando yo buscaba en Google ese lugar la información  era muy mínima no había mucha información sobre ese templo, entonces yo pensaba que era importante para mi ver si reunida las condiciones para ser ese lugar y quería ir a Egipto”.

Al participar en el programa Dialogo Urgente, cuenta que al llegar a ese país, la retuvieron en el aeropuerto por  ser de República Dominicana y para el año 2004 no había embajada dominicana en ese país, “lo que significaba que no existíamos para ellos como nación”.

“Su país no tiene representación en Egipto y si hay un país que no tiene representación en Egipto no existe”, le comentó el jefe del aeropuerto.

Martínez señala que “la primera relación bilateral entre Egipto y la República Dominicana fue un proyecto científico”.

Al responder los cuestionamientos de Colombia Alcántara, Luís Miñoso, Iván Fernández y Víctor Almonte, explica que las dificultades para lograr sus objetivos no se detuvieron ahí, al llegar ante el Secretario del Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias y este conocer el país y la universidad de donde venía no le prestaba atención.  

“Es estaba disgustado y no me prestó atención… Yo le dije bueno doctor está bien, el error que he cometido es no haberle dicho que yo soy de Harvard, porque si yo le hubiera dicho de Harvard ya eso era una llave que me habría para que usted entendiera que lo que yo le iba a decir era importante… Las personas que estaban sentadas al lado mío se ponen de pies y le dicen doctor pero nosotros sí somos de Harvard y todo lo que ella dice a ninguno de nosotros de Harvard se nos había ocurrido tiene mucha probabilidades de ser ciertos y Harvard está interesada en su proyecto”, relata la arqueóloga.

Desde ese momento inicia su búsqueda por descubrir la tumba de Cleopatra, con sólo dos meses de plazo para encontrar el cuerpo de la amante de Marcos Antonio.

“Nunca se le había otorgado una licencia a Latinoamérica para escavar en Egipto yo tengo también, la primera licencia que le fue otorgada a un arqueólogo de Latinoamérica para dirigir un proyecto arqueológico, hay más o menos dos mil aplicaciones al año y se otorgan solamente 100 licencias”.

Pero cuando parecía que todo estaba perdido, el último día encontró dos primeras cámaras subterráneas que la llevaron a encontrar un busto con el rostro de Cleopatra y otros hallazgos importantes.  

“Tenemos 780 piezas de la República Dominicana, el gobierno Egipcio me ha pedido que haga una exhibición se hará en el museo del Cairo”. 

Más Noticias

Más de Cultura