REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El déficit comercial de Estados Unidos creció un 3. 2% en noviembre de 2017 y quedó en un saldo total de 50,500 millones de dólares, lo que marca su punto más alto en casi seis años, desde enero de 2012, según informó ayer el Departamento de Comercio.

Ese récord relativo en el déficit lastrará probablemente el crecimiento del producto interior bruto (PIB) estadounidense en el último trimestre del año, a falta únicamente de conocer los datos sobre diciembre, según los analistas.

Estados Unidos ha mantenido tradicionalmente un abultado saldo negativo apoyado en el importante peso del consumo interno en la economía nacional, y el mayor gasto en importaciones tiene que ver también con la salud de la economía estadounidense.