La Serie Mundial de 2015 presenta un protagonista que repite y comenzó la temporada, con la mira puesta en hacerlo: Royals.

El equipo de Kansas City sabía que contaba con posibilidades de refrendar su banderín de Liga Americana. Ahora quiere dar eso que le hizo falta hace un año contra Giants.

Por la Liga Nacional, los New York Mets, un conjunto que acumulaba seis temporadas con menos de 80 victorias cada una y que el 4 de julio, jugaba pelota de .500 en su porcentaje de triunfos.

Mucho se habla siempre de la importancia del pitcheo en el Rey de los Deportes. Ambos conjuntos tienen profundidad, sólo que la presumen principalmente en ámbitos distintos.

En la postemporada 2014, los Royals presentaron un fuerte trío de relevistas formado por Kelvin Herrera, Wade Davis y Greg Holland, hombres capaces de recortar el juego a seis episodios.

Ante la lesión de Holland, Ryan Madson alzó la mano, principalmente por lo hecho en la campaña regular, tras tres años fuera de ligas mayores debido a diversas lesiones.

Madson ha perdido fuerza en octubre. Durante la postemporada permitió 5 CL y 10 imparables en cinco episodios y un tercio.

Es difícil prever lo que realice contra Mets, equipo contra el que más juegos salvados acumula en MLB (7), debido a sus nueve temporadas previas como miembro de los Philadelphia Phillies.

Ante la situación, Ned Yost piensa en Luke Hochevar para conseguir outs en momentos de mayor presión. El derecho no ha permitido carreras en 5 2/3 EL durante los playoffs. Hochevar se perfilaba para cosas importantes en el bullpen de Royals, pero una lesión lo dejó fuera todo el 2014.

Además de encarar el mal momento de Madson, Yost tiene otro asunto por resolver. Los New York Mets sí cuentan con bateadores zurdos de peligro, entre ellos Daniel Murphy, quien llega con seis juegos consecutivos pegando HR, nueva marca de todos los tiempos para postemporada.

Otro de ellos es Curtis Granderson. El jardinero derecho le ha dado a la ofensiva de Mets una dimensión distinta, sobretodo en playoffs, donde ha cumplido con la importante labor de embasarse desde el primer sitio del orden al bat. Su promedio de embasado es de .385 pero lo mejor para el mánager Terry Collins es que ha robado cuatro bases en cinco intentos, mientras en la campaña regular, estafó once en 17.

Para contrarrestar la ofensiva zurda de Mets, Yost cuenta con Danny Duffy y Franklin Morales, quienes en postemporada se combinan para 6.35 de efectividad. Su trabajo puede ser un punto de quiebre.

El pitcheo de Mets tiene una enorme profundidad en el terreno de abridores. La rotación anunciada por Terry Collins (Matt Harvey, Jacob deGrom, Noah Syndergaard y Steven Matz) se unen para juntar marca de 5-2 y 2.60 PCL.

Además, los relevistas sólo permitieron dos carreras limpias en once episodios de relevo durante la serie de campeonato.

Esta vez, el mánager de los Royals informó desde el principio que serán cuatro los que inicien juego desde el montículo. Edinson Vólquez, Johnny Cueto, Yordano Ventura y Chris Young son los elegidos.

Este cuarteto, tiene 5.56 de efectividad durante la postemporada, la segunda peor entre equipos que disputaron más de un duelo. Kris Medlen, será el responsable de rescatarlos en caso de que lo requieran antes de terrenos posteriores a la sexta entrada.

El gran reto del poderoso grupo de abridores de Mets será enfrentar a la única ofensiva que promedia .270 durante el presente playoff. El conjunto de Kansas City anota casi seis carreras por duelo (5.7).

Sin embargo, Mets se beneficiará de su condición de local, ya que los Royals difícilmente podrán poner en la alineación al bateador designado Kendrys Morales, durante los juegos que se disputen en New York.

El cubano, con 4 HR y 10 CI en los últimos once encuentros sabe jugar la primera base, pero ahí está Eric Hosmer, quien promedia una carrera empujada por enfrentamiento en lo que va del playoff.

Esta etapa definitoria en MLB se ha caracterizado por la presencia de conjuntos con largas sequías sin levantar el Trofeo del Comisionado. Royals estuvo a dos carreras de hacerlo en 2014, mientras los Mets regresan al clásico de otoño por primera vez desde 2000 y no lo ganan desde 1986.

Así que esta vez, al menos uno terminará con más de dos décadas sin llamarse campeón de la Serie Mundial. ESPN